DESASTRES

Días difíciles. La lluvia parece empecinada con la zona. Y no alcanza con que pare de caer. Las pérdidas, dicen, serán de miles de millones. Se perdió más de la mitad de la cosecha de Soja, el 50 % de la leche, se arruinaron los caminos, se murieron muchos animales, y como si esto fuera poco, hay gente que parece no querer escuchar…

El desastre es natural, claro. Los ríos esta vez estaban monitoreados, los planes de contingencia en marcha, los inundados atendidos, los imponderables organizados rápidamente. Pero tenemos también un desastre político: en medio de la tristeza, hay un puñado de tipos que sólo piensan en aprovechar las circunstancias para sacar ventajas personales.

Corren detras de una foto, organizan puestas en escena para subirse a helicópteros, abandonan sus funciones, piensan a la realidad exclusivamente desde los medios, y lo que los medios dicen. Se desconectaron de la realidad. Viven una paralela. Y sólo les importa esa.

Y la adornan con globos de colores, y dicen frases espirituales, y prometen que pronto o no tan pronto, las soluciones llegarán, derramadas de la nueva riqueza que crecerá de la nada.

Ese Desastre, es el peor de todos. Porque estos tipos toman las decisiones más importantes en los momentos más importantes. Y es un desastre.

ARCHI_308394

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s