Anuncios

Se ríen, disfrutan y por un rato somos felices

images (1)

Juegan. A veces la realidad los acorrala contra la pared, y se tienen que ocupar de desmentir lo que sus responsables hacen por ellos y su dinero. Pero siempre prefieren el juego. Como cuando eramos chicos y esperabamos salir de la escuela para ir al campito de la Iglesia.

Son estrellas. Son multimillonarios, y en algunos casos, fuera de la cancha se han convertido en Sociedades Anónimas. Por eso, cuando salen a la cancha uno percibe que sólo allí son lo que efectivamente quieren ser. No necesitan hacer rabonas, intentar caños, inventarse penales indirectos, darle la pelota al otro pudiendo patear al arco y sumar uno más en la cuenta individual. Y sin embargo, lo hacen. Salen a la cancha con los gestos que la vida de las obligaciones le obligan a tener, pero a medida que pasan los minutos, vuelven a ser los pibes que fueron.

Cuando pasen los años, uno podrá decir, como dicen los viejos que vieron a la Maquina de River, los sesentones que dicen haber disfrutado de la Holanda del 74, o al Milan de Van Basten y Gullit, o las leyendas sobre  la Hungria de Puskas en Suiza del 54.

Con la misma soberbia de privilegiado generacional diremos que vimos a este trio de sudamericanos reirse en la cancha en la era más profesional, corrupta y deshumanizada del fútbol.

Porque hay algo que está claro: estos tipos, fuera de cualquier contexto y peros vinculados al negocio, le han devuelto dignidad al fútbol lindo. Rompieron la idea del héroe solitario que a veces sigue siendo Messi, y que fue sin dudas Maradona, para devolverle esa magia de los genios unidos como los Tres Mosqueteros.

Con la picardía que tenian Pele,  Gerson, Tostao, Rivelino y Jairzinho, que se animaron en los 70 a jugar con 5 números 10.

Un día diremos con tono altivo y sobrerbia irreductible a nuestros menores… «ustedes no vieron nada, nosotros vimos al Barcelona de Messi, Suarez y Neymar. No hubo nada mejor que eso»

 

 

Anuncios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: