La hora de la “Alta política”

reunion_seguridad.jpg_1572130063

La marcha del jueves pasado en Rosario dejó marcas. Probablemente , con el correr de los años, se la recuerde como un punto de inflexión. Y ojalá, que todos la recordemos como el comienzo de otra época. De otra historia.

La seguridad no es una materia que se pueda resolver con cálculos ni con medicamentos, ni con dinero, ni con obra pública. Todo eso aporta a una solución, pero no hay fórmulas de laboratorio que garanticen una solución al tema.

No hay “Leading case”, ni plan que copiar. NADIE ha demostrado tener la fórmula para resolverlo de manera definitiva.

Quienes critican, luego no saben que hacer en la gestión. Sobran ejemplos. Y no es incapacidad o negligencia, es la falta de dimensión de la gravedad y la complejidad de los problemas, cuando se ven desde el mostrador del opositor.

Hoy mismo, el corazón de la Europa desarrollada o  Estados Unidos, se encuentran afectados por una ola de atentados que no se pueden ni prevenir ni evitar, a pesar del enorme esfuerzo que ponen en inteligencia y en prevención.

Claro. El terrorismo no es delito común, pero a la hora de los hechos,  se parecen bastante.

Entonces, queda claro algo: ni en Paris, ni en Berlin, ni en Nueva York, ni en Rosario, ni en Santa Fe, y mucho menos en las naciones más pobres del mundo, existen fórmulas exactas que puedan resolver el tema. Existen si, planes que amortiguan los impactos de la inseguridad, y políticas sociales que bajan los caudales de violencia social y el reclutamiento de los jóvenes desesperanzados, que hacen las organizaciones criminales como el narcotráfico.

Ni Rosario, ni Buenos Aires ni Berlin pueden solucionar los problemas de fondo sin acuerdos adultos y de alta política.

¿ Y que es la Alta Política? Lo que algunos definen como “gobernar para las próximas generaciones y no para las próximas elecciones”

Y eso requiere de dirigentes dispuestos a dialogar sin especular con la suerte del otro.

De dirigentes que  piensen a la sociedad más allá de sus límites de mandato, sus partidos políticos y sus especulaciones personales.

La imagen de la Ministra Bullrich recibiendo al Gobernador Lifschitz, la calma de las reflexiones al final del encuentro. La mesura, la predisposición a poner los esfuerzos en solucionar un tema que nadie puede resolver sólo, es un buen ejemplo. Es una buena señal

Ni el Frente Progresista podrá sólo con la inseguridad en Santa Fe, ni el Gobierno Nacional del PRO podrá sólo con el combate al Narcotráfico- principal factor de violencia social en Argentina- sin coordinación con las provincias, ni el FPV aporta nada con su “resistencia”,  ni la gente los distinguirá a unos y a otros, si los problemas subsisten y se agravan.

Cuando lleguen los tiempos electorales, es probable que deban darse debates ideológicos acerca de las diferencias que tienen unos con otros, pero mientras tanto tienen la obligación de trabajar codo con codo en la solución de los problemas de la gente.

Se acabó el tiempo de la especulación y el desafío sectorial. La gente, esa imagen que nos dejó la marcha del jueves en la Plaza San Martín de Rosario, dijo algo clarisimo: quieren vivir en paz, y se movilizaron expresando que, además de estar hartos de la violencia, están dispuestos a participar.

Mal harian los dirigentes en no escucharlos ni leerlos correctamente. Mal harian en creer que de esta situación, alguien puede sacar ventajas de la debilidad del otro.

Todos los dirigentes están siendo interpelados, todos. Los políticos, los judiciales, los municipales, los provinciales, los nacionales. TODOS

Llegó la hora de entender que los cambios profundos requieren de acuerdos profundos. Y de Alta política.

Es hora de trabajar. Sería conveniente que se acallen las voces oportunistas y corporativas, que los esfuerzos y la energía se vuelquen unánimemente en la búsqueda de una salida que nos devuelva la paz.

Después será la gente la que decida, con la inteligencia que siempre utiliza a la hora de elegir.

Es hora de trabajar y de devolverle a la política una significancia para el ciudadano.

Será sólo con Alta Política, no con especulaciones a corto plazo.

Y lamentablemente, y mientras tanto, subsistirán nuestros problemas, pero la gente al menos dejará de contrastar la realidad de la calle con las peleas de vedettes que se pasan la vida pensando en las próximas elecciones y en los cargos que en el futuro piensan ocupar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s