Refugios en la tempestad

amigos-por-siempre

Cuando alguna vez escriba o aprenda a escribir con precisión las sensaciones, podré decir, por ejemplo: “nada se parece tanto a un refugio como la comprensión del otro”.

No importa a cuento de que, pero si importa esto: los hombres prueban el fuego sagrado en el exacto momento en que consiguen pararse un sólo segundo en el lugar del otro, y le echan una mano.

No por piedad ni misericordia, sino por convicción.

Los amores que nos hacen padres, los que nos conmueven al punto de volvernos estúpidos, el abrazo del padre, el silencio de la madre, los hijos corriendo en el patio, son las razones que nos motorizan a  vivir. Son las causas y las razones que le dan sentido a nuestra existencia.

Pero aquellos que saben decirnos la parada del trole que hay que tomar, aquellos que nos convencen sanamente de continuar una lucha cuando el objetivo se va desdibujando, aquellos que son iguales en el escenario y apenas levantados de mal humor, esos son los que le dan aceite a nuestra máquina. Y nos dignifican como especie.

Ojo, no hablo necesariamente de  amigos, que son esos que están en las malas. En las buenas también, claro, por eso suelen ser amigos.

Hablo de los otros, que a la postre terminan siendo amigos casi siempre, pero que alguna vez,  cuando arrecia la tempestad y el sudor de la incertidumbre gotea en nuestras camisas, es ahí, exactamente ahí, donde  muestran su elemento, sin que lo esperemos de ellos. Sin ninguna obligación de hacerlo.

Y en el éxodo, y entre la multitud que huye de la lluvia, y  mientras vemos huir a todos por temor ,   comodidad ,  prejuicios, o simplemente  indiferencia, siempre queda alguien que  está  mirando y te da la mano para que te levantes, y sigas.

De hipócritas abrazos, de falsas promesas, de inoportunos abandonos, de traiciones inesperadas está escrita buena parte de la historia de la humanidad. Pero la otra parte, la que nos obliga a ser mejores, se escribe casi exclusivamente por aquellos que suelen ser capaces de leer la necesidad del otro; por aquellos que perdonan lo que algunos consideran imperdonable en la ausencia de perspectiva, los que dan libertad sin pedir peaje en la puerta, los que guiñan un ojo cuando no sabemos que hueco del laberinto tenemos que tomar. Los que van a llevarte nafta en un bidón cuando el tanque se quedó seco en plena noche, en plena y oscura soledad. Aquellos que se quedan solos mirándote, mientras el éxodo se consuma.

Mi madre suele decir que todo vuelve, y la vida me ha convencido de que es efectivamente así.

Y que tiene sentido ser honesto. Y que vale la pena ser buena gente. Y que serlo, te asegura que lo sean con vos. Aún mordiendo la bronca de las ingratitudes y las decepciones. Siempre ser buena gente será conveniente.

No importa por que escribo estas lineas, ni creo que necesite explicarlas: todos alguna vez sentimos la tempestad rugiendo a nuestro alrededor, y encontramos refugio.

Se trata de celebrar los refugios en las tempestades. Y agradecerlos

 

 

 

Anuncios

2 Comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s