Somos Triaca, el Papa y Boudou

diogenes y los 3

Si hablamos en serio nos peleamos. Si de verdad abordamos cada situación de la realidad, terminamos sumergidos en discusiones que siempre, casi siempre, terminan en acusaciones mutuas de “cómplices”, “socios” ó “funcionales a”. Mejor es reirnos, que es la única manera seria de leer la realidad. Los cínicos griegos dejaron ese legado, Diógenes de Sinope lo aplicó. Los hombres nos encargamos, como a casi todo, de desvirtuarla y descalificarla.

No es posible tomarse en serio a un Ministro de Trabajo que, en medio de la ejecución de un plan de ajuste , se revela- por accidente y torpeza- como un maltratador de su empleada doméstica. Y tras cartón, dice que no era su empleada. Que le correspondía a sus hermanos. Y cuando el periodismo escarba un centímetro, descubre que no sólo era “su” empleada, sino que el muy hábil dejó un video mostrándole a sus amigos las virtudes totales de “su encargada que la quinta”, que además estuvo en negro hasta una semana antes de asumir como Ministro, y que encima, lo hizo a través de “su Gremio ” SOMU- recordando los viejos tiempos de Triaca padre- dónde la “chica”, terminó siendo ¡interventora! de una seccional.

¿ Que le faltó al Ministro para completarla? ¿ que otra alternativa que la renuncia le queda? ¿ cómo es posible que no le hayan metido una patada en el tujes, apenas salió a luz el primer dato del asunto?

Un japones en su lugar se suicida. No le pidamos tanto, claro. Pero una renuncia…

Pero no. Ni eso. Triaca no sólo no renuncia, sino que su Ministerio, junto al de Educación avanzan sobre reformas laborales que incluyen decretos para aislar a la Ctera, por ejemplo, y anticipa que no habrá paritarias por encima del 15 % en un año donde los trabajadores sufrieron, como mínimo, una inflación del 26.

¿ que otra cosa que la mirada cínica del asunto nos queda?

Francisco  llega a Chile. Los medios nos abruman con la eterna discusión sobre las razones por las que el  Papa Gaucho nos elude en sus giras.

Las teorías conspirativas abundan: que es peronista, que está peleado con Macri por el matrimonio igualitario, que CFK le depositó guita y lo ayudó a salvar el quebranto del Nuevo Banco Ambrosiano. Que lo carpetean. Y así podríamos pasarnos horas escuchando a “Franciscólogos” que interpretan cada gesto del máximo prelado y le dan a la situación, la interpretación que les conviene, de acuerdo al canal o el diario donde trabajan.

Pero mientras discutimos eso, el Papa se pasea por Chile y fiel a su estirpe peronista/gatopardista, aborda la más grave situación de la filial trasandina – una denuncia a decenas de curas chilenos acusados por abuso sexual- de la manera más absurda: llama a las víctimas de las violaciones y le pide perdón. Los escucha a solas contando lo peor que puede confesar un ser humano, y les pide perdón en nombre de Dios. Y al otro día, sube a los pedófilos al escenario donde oficia la Misa en Temuco.

¿ El Papa nos toma el pelo? ¿ se burla de los chicos abusados? ¿ cree que con las disculpas alcanza?¿ los mantiene a los violadores en sus lugares, sin importarle lo que hicieron? ¿ Reivindica a los abusadores mostrándolos a su lado, en gesto casi protector?

¿ Cómo quieren que me tome en serio eso? Si no fuera cierto, si no ocurriera en 2018, podríamos creer que se trata de una historia sacada de la obra del mitógrafo Giovanni Boccaccio. Sólo un cuento, puede contener tanta crueldad graciosa.

El Papa es el tipo que nos dice cómo pensar, cómo vivir y en particular cómo coger: y se opone a las relaciones de amor entre personas del mismo sexo, y se niega a reconocerle el derecho a las mujeres a disponer de su propio cuerpo. ¡ Pero protege a los violadores que lo rodean y le alcanza con pedir disculpas!

En serio…¿ que carajo importa porque viene o no el Papa, si no somos capaces de entender la gravedad y el contrasentido de sus acciones y omisiones?

Y Boudou…

Supongamos, porque sólo podemos suponerlo y en el caso de saberlo, apenas interpretarlo, que el bueno de Amado nunca debió estar preso. Dale. Te doy la derecha y la izquierda también. Ok.

Supongamos, que efectivamente, el bueno de Amado es víctima del rencor de aquellos que se vieron perjudicados por la decisión de reestatizar la Anses.

Pero… Amado es el tipo que puso su domicilio legal, siendo Ministro de Economía, en un médano. Amado es el tipo que, con sus socios, se autocontrató con el gobierno de Formosa para prestar un servicio de consultoria ¡por 3 millones de dólares!. Amado es el tipo que falsificó un 08. El que autocontrataba como intermediario de la pauta oficial. El que se quiso, o se quedó, con la fábrica de billetes. Y no me acuerdo que más. Todo eso está corroborado y casi probado. Si no está condenado, es sólo porque la justicia argentina funciona al ritmo de los gobiernos de turno, y en su caso particular, fue tan grotesca la protección judicial politica, que hizo saltar por las nubes a un hombre prestigioso como ESteban Righi, porque tuvo el desatino de querer investigarlo…

¿ en serio creen que Amado es un perseguido político? ¿ que vara tenemos para medirlo a él y a Aranguren de manera diferente? ¿ Boudou es la “corrupción” revolucionaria? ¿Es una especie de violador necesario? ¿ que nivel de cinismo hay que tener para decir de uno mismo que es un perseguido político, sin poder explicar tu patrimonio, tus acciones, tus propias decisiones como hombre de estado, ex marido o mero ciudadano incompatibilizado por sus funciones públicas?

O sos un fanático o te están haciendo bullying cerebral

Defender a Boudou, es tan absurdo como creer  que Triaca puede seguir siendo Ministro o  que al Papa le alcanza con pedir disculpas en nombre del clero por las violaciones, mientras mantiene a los violadores a su lado.

Basta ya. O entendemos que todos – estos tres casos como ejemplo- representan acciones inadmisibles y no pueden ser justificados desde ninguna ideología, fe o conveniencias momentaneas, o no nos tomamos más en serio nada.

Pertenecer a la Iglesia, ser Kirchnerista o Macrista, no significa tener que aceptar el oprobio de sus dirigentes. No implica comer mierda, ni aguantarse lo inaguantable.

Que se vayan los tres al carajo. Al menos yo no puedo tomarlos en serio. Sino, tenemos que aceptar que somos como ellos. Que somos Triaca, Boudou y el Papa.

Diógenes, no sólo se reía y se burlaba de ellos. También los escupía cuando venian a invitarlo a cenar. Acá los defendemos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s