Lo que nos diferencia de los hijos de puta

 

La pos-verdad, ese ejercicio cínico que nos invita a creer que nada es verdad, o que todo lo es, dependiendo de quienes son los autores de la acción,ha venido a perfeccionar el reloj inmoral de Argentina.

Sucede, a casi todos nos sucede, que nos encontramos con gente honesta e inteligente, que se ponen a justificar, relativizar o incluso negar, acciones de este o del anterior gobierno, escudándose en la idea de la “maldad absoluta” del “otro”, que es capaz de inventar todo lo que vemos, con el único objetivo de perjudicar electoral, política o mediáticamente al adversario.

Mientras discutíamos la inexplicable maniobra de adjudicación de aportes electorales a miles personas que nunca lo habían hecho, y mucho menos en efectivo, por parte de CAMBIEMOS; desde el oficialismo se escuchaban frases que intentaban explicarlo desde la lógica del “todos somos iguales”, diciendo que el FPV había hecho lo mismo en otras campañas, que “no pueden ser tan descarados, cuando a ellos los bancaban los nárcos del Triple crimen” ó aún peor, que habían elegido “jueces y fiscales de Justicia Legítima- aquel intento de organización partidaria dentro del Poder Judicial que encabezó Zaffaroni- para que se encargaran de avanzar en una investigación innecesaria”. Porque no podía ser que ellos, precisamente ellos, los que venían a cambiar las reglas morales de este país, sean capaces de utilizar dinero del Estado, para financiar una campaña.

CAMBIEMOS propuso patearlo para el futuro al asunto: “hay que cambiar el sistema de financiamiento político, así no podemos seguir” dijo la gobernadora María Eugenia Vidal, que de manera obscena se deshizo de una CPN que le manejaba los números de la campaña, mientras decía que ella “no podía estar al tanto de esos temas”. O aún peor su ex Ministro de Educación y Senador electo en la campaña cuestionada, Esteban Bullrich, que dijo sin ruborizarse, que él “no sabía de donde habian salido los fondos” de su propia campaña.O sea:Es verdad, lo dicen. Pero al mismo tiempo dicen que no. Que ellos no fueron. Y eso sí, subrayan: que nunca más permitirán que se haga.

En el medio de ese escándalo, estalló una precaria instalación de gas envasado en una escuela pública de Moreno, en la Provincia de Buenos Aires. Y murieron dos personas. Dos personas que venían advirtiendo la pérdida y lo denunciaron ante el Ministerio de Educación.Los docentes también lo venían denunciando y ese mismo lunes, en duelo y protesta, decretaron un paro de actividades en toda la Provincia.

Lo primero que se escuchó desde el oficialismo fue la excusa de “la maldita herencia” y trasladar las responsabilidades del mantenimiento al Concejo Escolar de la ciudad, compuesto por dirigentes del FPV. Ni pesar, ni angustia, ni mínima auto-crítica: el presidente se dio el lujo, esa misma tarde, de decir en un acto con jubilados, que las pérdidas de gas son pequeños “problemitas”, olvidando que aún velaban a dos trabajadores del Estado, por esa causa.

Un twittero PRO, miembro de esa legión financiada por el Ministro Marcos Peña, llegó a poner una frase que rápidamente se esparció en las redes: “si fueron capaces de matar a un fiscal ( por Nismann, claro) ¿ cómo no serían capaces de hacer volar una Escuela?, con una foto de la ex presidenta sonriendo.

O sea. No importa la verdad, sólo importa que sea culpa del otro. La tenga o no, sea verdad o no, lo que importa es desentenderse de las responsabilidades y acomodarlas a las necesidades propias. No importa qué piensen aquellos que aparecen en los listados de aportantes, tampoco los dos muertos que volaron encendiendo la luz del aula a las 6 de la mañana. Lo que importa es que sea culpa del otro.

No hizo falta continuar con las excusas defensivas. A las pocas horas, casualmente o no, el Diario La Nación hacía pública la existencia de al menos 8 cuadernos escritos de puño y letra por el chofer de un altísimo ex funcionario del Ministerio de Planificación en la gestión De Vido, detallando con precisiones cinematográficas, el mecanismo de recaudación en efectivo que sostuvo durante más de una década, la gestión del matrimonio Kirchner.

La causa cayó “casualmente” en manos de Bonadío. Un juez enemistado públicamente con el Kirchnerismo, y los cuadernos originales, no aparecieron. Con esas dos debilidades en la mano, el militante K medio salió a desmentir todo. Y se escucharon las mismas explicaciones que una semana atrás se escuchaban en el asunto de los aportes de campaña de Cambiemos: “que justo le tocó Bonadío” ó “todo esto es para tapar el asunto de los aportes en Buenos Aires”, o la más simple de todas:”todo es un invento de la SIDE”

No importa que en la causa el propio autor de los cuadernos haya reconocido la autoría. No importa que al menos dos empresarios importantes hayan confesado que pagaron coimas. Ni que un ex Jefe de Gabinete, como Abal Medina, haya reconocido que recibió bolsos con dinero en efectivo, a la misma hora, en el mismo lugar, de las mismas manos que relatan los cuadernos del chofer de Baratta. No importa nada. Para el militante Kirchnerista, todo es mentira, todo es una farsa, todo es un invento que les permite decir, como dice Anibal Fernandez, que ellos “ponen las manos en el fuego por Cristina”

La causa avanza y como una de bola de nieve, va creciendo con detenciones, indagatorias y allanamientos que asustan a todos: ya no se trata de corroborar que la política es corrupta en Argentina,y en particular durante el Kirchnerismo, sino que son los empresarios y muchas empresas emblemáticas, las que le fueron dando forma al sistema de recaudación ilegal.

Según la edición de hoy del diario Perfil, Techint borró todos  los correos electrónicos del principal sospechoso de ejecutar el pago de coimas de la compañía ítalo-argentina y desmanteló las oficinas del piso 17 donde tenía montado un búnker para la administración de dinero negro a cargo del ex director de Administración de la compañía, Héctor Zabaleta,  detenido y luego liberado por el juez  Bonadio, tras confesar que si, que él pagaba sobornos.

El ex Presidente de la Cámara de la Construcción, Carlos Wagner, declaró que efectivamente existía un sistema de recaudación por parte del Ministro De Vido, dando detalles de las obras en las que pagó coimas, y en las que le tocaba avisar a sus colegas, los porcentajes que debían depositar tras adjudicarseles las obras públicas.

El propio primo del Presidente Macri, Angel Calcaterra, debió presentarse y confesar que si, que él había entregado dinero al oficialismo. Y aunque dice haberlo hecho como “aportes de campañas”, la cantidad de obras que realizaron sus empresas durante esos años, no deja lugar a dudas sobre el verdadero sentido de esas entregas.

El inclasificable ex Juez Federal Norberto Oyharbide, llorando y confesando que si, que el “señor fallecido” le mandaba a sus empleados- entre ellos Stiusso- para “apretarlo” con algunas resoluciones que los beneficiaran, entre ellas las de los “sueños compartidos” o la de la interminable explicación del incomprensible enriquecimiento del ex matrimonio presidencial.

Y lo que falta. Y lo que vendrá. Que podrá ser mucho o poco. Que será paralizado o acelerando, dependiendo de quienes terminen a cargo de la causa y de la voluntad que tengan para avanzar. Porque ya no se trata del Kirchnerismo, sino de los más importantes empresarios argentinos, y si, de la propia familia de la actual gestión presidencial.

Una especie de Lavajato inesperado y fuera de madres, que amenaza no sólo con dejar detenida a la ex presidenta, sino a muchos de los  hombres del verdadero poder eterno del país: esos que se enriquecen siempre, durante cualquier gobierno, haya o no tormentas estacionales.

Sin embargo, seguimos leyendo a los justificadores del delito, diciendo que todo es mentira. Sin embargo, la Post-verdad opera sobre las conciencias de muchos ciudadanos argentinos honestos que siguen defendiendo a aquellos que inocultablemente los han defraudado, robandose dinero del estado que si. Que mucho o poco, significó medrar las posibilidades de resolver asuntos mucho más importantes que no terminan nunca de resolverse. Y que se expresa con un sólo dato: en Argentina, tenemos más del 30 % de los habitantes por debajo de la linea de pobreza. Y aunque claramente este gobierno ha profundizado esas estadísticas, el Kirchnerismo no resolvió.

Entonces, es desesperante:  somos nosotros quienes insistimos con legitimar y justificar lo que no admite ninguna justificación, por adornado que se presente.

Las mujeres y los hombres de este país, que nos levantamos a trabajar y sufrimos las consecuencias de este devastador modelo, no podemos darnos el lujo de justificarle una sola mácula a quienes se enriquecieron y se siguen enriqueciendo con los recursos públicos.

Se trata de ser honestos y decentes en nuestras acciones, pero de reclamarles lo mismo a quienes nos gobiernan.

Eso, es lo único que podemos hacer, y debemos hacerlo, abandonando el estúpido sistema de justificaciones y complejas explicaciones de lo que ya no admite ninguna explicación: son ladrones, y no importa nada porque lo son.

Insistir con la ciega defensa y las excusas ideológicas es contribuir a la continuidad de un sistema que nos ha empobrecido en todos los aspectos, durante los últimos 30 años, con una maldita herramienta: la postverdad. Nadie, que malversa lo público, puede desear efectivamente la justicia social, ni la transparencia, ni el bien común.

A nosotros nos jode que roben identidades, que se mueran los empleados de las escuelas a causa de una pérdida de gas, que se excusen y se acusen, nos jode que se afanen un porcentaje del dinero de la obra pública en efectivo o en off-shore, y que terminen en sus patrimonios personales. Y nos jode que los jueces y los fiscales actúen de acuerdo a los dueños del ejecutivo de turno. De este, y de aquel también.

Todo eso , es lo que nos diferencia de los hijos de puta.

 

Anuncios

2 Comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s