A la canalla maldiciente…

A mi, me gustan los riesgos.

Mojarme cuando los cobardes corren bajo los techos.

No me importa lo que piensen, porque digo lo que pienso.

Me molesta,si, la infamia.

La mentira del converso.

Los chismorreos del devoto asalariado.

La desesperación del inútil, que desnuda sus miedos.

¡Corren ,ratas, corren!

A esconderse en los agujeros de la madera prodrida

Huyen, lánguidos, huyen

desprotegidos de todo

Cuando todo es el poder, los negocios y la sombra

Sólo quedarán parados, los jefes y sus parientes

( se esconderán en sus pisos, sin caminar por la calle)

El viento se irá llevando, el hedor de los sirvientes

que se prestaron a todo, incluso a lo maldiciente

Me gusta mirar de frente, a los que ya no me miran

por vergüenza, por dolor, o sólo por cobardía

No bajaré la mirada, ni callaré lo que digo

por una tropa de memos, confundidos de enemigo

Digan, hablen, difamen

Que les queda poco tiempo

Cuando cruja la verdad, y descubran los cimientos

corroidos por traiciones, y todos los sedimentos

que generan las mentiras de los jefes,

disfrazados de altaneros.

A mi me gustan los riesgos, claro

Porque los corro por mi

Yo lo digo por mi boca

Lo digo cuando yo quiero

No me verás asustado, nunca,

por un poco de dinero.

Diré lo que digo siempre:

” lo que soy, lo he sido antes, lo que fui, lo que seré”

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: