Anuncios

El día que el gobernador no presentó a su gabinete

Se había filtrado hace unos días, pero muchos supusimos que se trataba de «carnada» para divertirse y medir a los periodistas. Nadie lo creía, al menos nadie imaginaba que por primera vez en la historia desde el retorno a la Democracia, un gobernador «mandaría»a anunciar su gabinete a través de un periodista devenido en vocero, y que ninguno, si, ninguno de los anunciados para acompañarlo en la gestión, estaría presente.

El acto desarrollado en el Salón de un conocido club Naútico de Santa Fe, se pareció mucho al anuncio de una convocatoria para la selección de fútbol, con la diferencia de que eso suele hacerlo el DT, y acá el DT no estaba. Nadie sabe por qué, ni con qué objetivo comunicacional.

El responsable de hacerlo fue Leo Ricciardino, periodista rafaelino formado en Rosario. Un hombre de dilatada trayectoria gráfica, radial y televisiva en la ciudad del Sur, que nunca ocultó- y en los últimos dos años declamó- sus preferencias por el peronismo, y su compromiso contra la gestión saliente del Frente Progresista. Habrá que decirlo, para evitar las confusiones: Ricciardino es un buen periodista y tiene fama de buen tipo.

Pero el gobernador lo mandó a hacer un anuncio que no le correspondía, y sólo se limitó a dar los nombres del nuevo gabinete con cierta velocidad, seguramente por la demora del comienzo de la cita, casi media hora después del horario fijado.

Saludó, se presentó, y tras decir que los ministerios serán doce y no catorce (se eliminaron los de Justicia ,Obras Públicas y Ciencia y tecnología, que serán absorbidos por los de Gobierno, Infraestructura y Producción- y se agregó el de Gestión Pública), dijo que las razones de los cambios implicaban un «ahorro para el estado» y la eliminación de algunas decenas de cargos que no supo precisar.

Luego respondió algunas preguntas, sin ninguna respuesta concreta. Y en ellas, cometió su primer error al desconocer que entre los antecedentes del nuevo Ministro de Seguridad de la Provincia, estaba el de haber sido asesor del Ministro saliente, Maximiliano Pullaro. Nada importante, aunque resultó llamativa su respuesta.

La seguridad fue el tema central de las consultas. Leo, se encargó de recordar los oropeles del Ministro entrante- con la excepción mencionada- y fue genérico respecto a las políticas que implementará: «serán novedosas» dijo, y aunque afirmó que habrá cambios en la policía, en un momento agregó «seguramente».

Y nada más. Los periodistas se quedaron con ganas de algo más, esperaban con expectativas las respuestas del mismo gobernador, o de algunos de los Ministros. Pero no. Lejos de lo ocurrido con el Presidente Fernandez el pasado viernes, el anuncio del gabinete de Perotti resultó sólo eso: la enumeración de los nombres, y respuestas sin precisiones, porque el encargado de responderlas, entre otras cosas no tiene ni esa obligación ni forma parte de su trabajo.

El gabinete es el que todos preanunciamos, con alguna novedad menor como la designación del también periodista y ex Diputado Massista, Grandinetti, en Turismo, la ex diputada Claudia Giaccone en Deportes, y las designaciones de Mauricio Caussi y Hugo Morzán, a cargo de la EPE y ASSA, sucesivamente. Con un Tweet, se hubiera resuelto del mismo modo.

Desde que fue electo en junio de este año, Perotti esquivó cualquier contacto con la prensa. Nunca dió una conferencia de prensa, prácticamente no dió entrevistas largas y con definiciones a ningún medio, y sus contadas apariciones, sólo fueron para descalificar al gobernador saliente.

Pasaron casi seis meses desde su elección, y resulta al menos llamativo, que el gabinete se haya terminado de conformar sobre la hora de su gobierno. Tan así, que el mismo vocero reconoció que «algunos cargos restán cubrir, y de eso se están encargando los ministros y el propio gobernador», reconociendo que en las segundas y la terceras lineas, la gestión comenzará con algunas acefalias.

La destacada categoria de gestión, que según Ricciardino es « su metier , la gestión política, la gestión pública del Estado. Eso generó el grado de confiabilidad y de convencimiento para todos los que aceptaron«, parece disociada con la comunicación con la prensa y con la gente.

Mañana será el último día en el que Perotti podrá seguir balconeando a la administración del Estado santafesino. Desde pasado mañana, todo estará a su cargo sólo por 1460 días. Ojalá sus respuestas en la gestión no lleven el ritmo que llevó el armado del gabinete, ni las respuestas a esos problemas sobre los que tantas soluciones dijo tener, no se parezcan a las que ofrecieron la mayoría de los miembros de su gabinete en su paso por las gestiones de los 90, en Santa Fe.

A eso lo sabremos desde el 12 a la mañana. Cuando hayan acabado los festejos, el gobernador se encuentre en su despacho, y el reloj empiece a contar : 1459, 1458,… hasta el O. Eso será en cuatro años. Y el tiempo, bien lo saben los que gestionan, no suele ser el elemento más propicio para desperdiciar.

Anuncios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: