Enrique Vázquez y un tilingo ejemplar

Enrique Vázquez, si, el mismo. El que nos hacía ir corriendo al Kiosco el dìa que salía Humor. El académico del periodismo de investigación. El tipo que se formó en Córdoba y Londres. El hombre de confianza de Raúl Alfonsín. El que en plena dictadura publicaba lo que casi nadie se animaba a publicar. El que en soledad, brava soledad, siguió escribiendo desde el exilio interno durante el Menemismo que se prolongó durante el Kirchnerismo, porque siguió investigando y publicando libros.

Ese Vázquez. El que se negó a callarse y se ganó el desprecio de los grandes grupos de medios. El coherente, el decente. El que nos enseñaba radio en las noches de la Belgrano en la primavera democrática. Ese Vázquez, ese mismo Vázquez, publica en su facebook:

Autoestima por el piso.
Llamo al dueño de una radio. Me presento y le pregunto cuánto cuesta una tira de lunes a viernes. Antes de soltar una cifra, el tipo tantea:
– ¿Pero vos ya hiciste radio antes?

Y se ríe, pero a mí me da bronca. Me angustia y me enoja. ¿ Que pedazo de ignorante se atreve a preguntarle a Enrique Vázquez si alguna vez hizo radio?

¿ A que clase de tilingos le dan la responsabilidad de recibir los proyectos periodísticos, en las radios periodísticas?

Si no conoce a Enrique, es probable que no conozca a decenas de periodistas centrales de la historia argentina. Y yo me niego a aceptar que eso sea posible. Ese tipo que ignora a Vázquez, ignora a Neustand, a Grondona, a Abrevaya, a Grondona White, a la Mona Moncalvillo, y a todos los que sobreviviendo, se fueron quedando afuera del «Mainstream», por cuestiones políticas o decisiones editoriales.

Es probable que no sepa de sus libros. Esos que publicaba con los represores vivos y jóvenes. Esos a los que denunciaba cuando todavía ocupaban la Casa Rosada, la Policia Federal y los peores servicios de inteligencia.

Ignorar la carrera y el prestigio de Enrique Vazquez no es ignorarlo a él, sino a una generación de periodistas trascendentes. Y nadie que ignore lo estructural de su trabajo puede hacerlo bien.

Cuando veo a chicos de veinte insultando a Lanata por sus esperpénticos productos de TV, me dan ganas de gritarles que guarden respeto. Que nadie que haya fundado Pàgina 12 o inventado productos memorables en los medios que ellos mismos creen estar inventando, merece esa burla.

Me da igual la ideología de los periodistas que ignoran o prefieren ignorar, pero me resulta insultante que se vanaglorien de ignorar sus historias, y el peso que tuvieron en su propia historia. Lanata, Vázquez, Aliverti, Caparrós, Ulanovsky, Héctor Ruiz Nuñez y un montón de tipos se encargaban de decir las cosas que Cascioli se ocupaba de convertir en dibujos extraordinarios, que serán por siempre las caricaturas que cuentan la historia del país de los últimos 4 años de la dictadura y los primeros de la democracia.

¿ Cómo es posible que ignoremos a cualquiera de esos nombres, si estamos a cargo de seleccionar proyectos periodisticos?

No le importa a nadie, lo se. Ahora están los fundadores del neo-periodismo, de la Post-Verdad. El periodismo ligero, los militantes del riesgo cero, los guapos con sobres de asesores de los gobiernos de turno. Los rebeldes de Prime Time. Y todos ellos, o la inmensa mayoría de ellos, ignoran a los padres que nos permitieron hacer, decir y pensar, antes de que naciéramos. Antes de que soñáramos con hacer lo que hacemos. Y yo no lo quiero dejar pasar.

Me da mucha tristeza que un tal Enrique Vazquez, esté buscando espacio en una radio. Sobre todo cuando se repasa los diales de las radios porteñas y nos encontramos con un 70% de analfabetos polìticos. Con repetidores de consignas, con mediocres descriptores del presente que convierten en leyenda a figuras que no pueden explicar sus cuentas.

Y más bronca aún, que se tope con gente que lo desconoce. Que no se toma el trabajo siquiera de googlearlo para tratarlo con el mínimo respeto que se merece: el reconocimiento a las bases de tu propio piso.

No. No vale ignorar lo que nos permitió ser. Vázquez es, sin ninguna duda, uno de los tipos que me ilusionó – y para ser sincero, uno de los pocos que no me defraudaron en 40 años- para hacer este oficio que amo.

Vázquez es y será siempre un periodista definido desde la identidad de su pensamiento. Radical alfonsinista, si, pero sobre todo un socialdemócrata que no soporta las levedades del Macrismo y el Kirchnerismo, y pelea desde los pocos lugares que le quedan, para decir que la verdad no es esa verdad moldeada desde las usinas de los bunkers que miden clics y shares.

Que lo maltraten, que lo ignoren, que lo desconozcan, me parece un síntoma del triunfo de la vulgaridad. Ese escenario de tilingos que gobierna los espacios centrales de los medios, donde funcionan como repetidoras de pensamientos ajenos. Dónde no hay lugar para el pensamiento diferente a los polos. Dónde no caben los que piensan, los que estudian, los que investigan y los que trabajan al periodismo desde un lugar profundo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Tema: Baskerville 2 por Anders Noren.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: