Balas y Pauta, SI. Médicos, maestros y policías, NO.

Con dos decretos en menos de una semana, Omar Perotti puso en claro las prioridades de su gobierno en medio de la emergencia: Dispuso de 1000 millones de pesos para «la emergencia de seguridad», sin informar cuales seràn los gastos que podrà hacer- sin rendiciòn de cuentas- el Super-Ministro Marcelo Saìn, y aumentò en un 88 % el presupuesto de publicidad de gobierno.

En los mismos dìas, todos los sindicatos pùblicos ( algunos sòlo de forma, y sin ninguna acciòn) rechazaron la cifra de 3000 pesos en negro y por única vez , que recibirán todos los empleados pùblicos provinciales, entre los que se encuentran, claro, los docentes, policias, mèdicos y enfermeros, que sin aumentos durante 2020, ya perdieron casi un 20 % de su poder adquisitivo.

Las decisiones de Perotti contrastan con el discurso de «austeridad» y queja constante por la «Herencia recibida». Esta misma semana, otra vez, el gobierno nacional lo dejò al desnudo: el inicio de las negociaciones con las provincias màs endeudadas revelò lo que todos sabiamos, pero que la gestiòn provincial se niega a reconocer: de todas las provincias argentinas, Santa Fe ocupa el vigesimo segundo lugar. O sea, los nùmero provinciales son lo suficientemente sòlidos como para necesitar de auxilios externos.

Sin embargo, el discurso se mantiene como uan especie de mantra justificatorio, mientras en los hechos la caja guarda 40 mil millones de pesos en plazos fijos, un crèdito de màs de 100 mil millones con la naciòn y un superavit fiscal desde Mayo, que reconociò en la Càmara de Diputados, el propio Ministro de Economìa, Walter Agosto.

BALAS Y OTROS GASTOS, SIN RENDICIÒN DE CUENTAS

La situaciòn de la inseguridad, el crimen y la violencia en la provincia, empeora dìa a dìa. Las soluciones no aparecen desde ninguna de las polìticas iniciadas por Marcelo Saìn. Sin embargo, en ese sinplan, el gobernador le otorgò el 2 de agosto y por la vìa de un decreto fundado en la Ley de Emergencia, casi 1000 millones de pesos.

El decreto 766, arma un fondo especial y ordena la inmediata transferencia de esos recursos para ser utilizados con absoluta discrecionalidad por el Ministro de Seguridad.

La mitad de esa cifra está compuesta por recursos que se le quitaron a la Agencia de Seguridad Vial. Otra muestra de las prioridades del mandatario y su ministro. La norma tiene los genèricos objetivos de : «Construcciones», «Maquinaria y Equipo», «Equipo de Seguridad» y para el financiamiento de Proyectos de Seguridad Comunitaria, los que podrán ser ejecutados directamente por el Ministerio de Seguridad«

La norma sólo recomienda que las contrataciones y las compras se rijan por «las normas generales vinculadas a los procedimientos de gastos«. Sin exigir licitaciones, compulsas de precios, ni rendiciones de cuentas de los gastos, una vez que finalicen su ejecuciòn.

Expresamente se estipula que los recursos no pueden ser destinados a recursos humanos. Con lo que se descarta de plano, una posible utilizaciòn de los mismos para mejorar la situación de los agentes provinciales.

PUBLICIDAD, ESA URGENCIA

Del mismo modo que con Sain, Perotti eligiò beneficiar con 400 millones adicionales al àrea de presupuestos publicitarios. Si, el gobernador decidiò casi duplicar los fondos anuales de la cuenta publicitaria, destinando apenas 20 millones menos de los que destinó a la suma fija, no remunerativa y por ùnica vez, que recibirán en estos días los agentes públicos esta semana, y los jubilados el mes pròximo.

En este caso se materializó a través de una resolución, nùmero 242, del Ministerio de Gestión Pública. Y los argumentos llaman poderosamente la atención: «permite a la mencionada Secretaría, equiparar los
créditos presupuestarios asignados a la partida de Publicidad y Propaganda, a los valores ejecutados durante el ejercicio 2019, en el actual contexto de emergencia sanitaria consecuencia de la pandemia por el coronavirus COVID19 que exige una dinámica comunicacional más intensa»

La «actualización» resulta excesiva: mientras la inflación que se usa para no pagar aumentos a los empleados públicos orilla el 20%, el aumento de la pauta, para un pequeño grupo de medios, supera el 88%.

Desde el área de publicidad se venía argumentando un «arrastre» de deuda de la gestión anterior. Y efectivamente: sobre un presupuesto de 380 millones anuales previstos en el presupuesto, la gestión de Lifschitz dejò una deuda impaga de 80 millones de pesos distribuidos entre más de 500 medios que recibìan publicidad pùblica.

Lo que no se explica, bajo ningùn motivo, es porque Perotti ensancha en 400 millones màs, lo que se podìa resolver con sòlo 80 millones. Y un dato màs, que exhibe la concentraciòn de los recursos y los beneficiarios: la gestión de Perotti «borrò» de la lista a màs de 250 medios: pàginas web, radios del interior y pequeños medios gràficos. O sea: aumentò un 88 % del presupuesto en publicidad, que distribuirà entre muchos menos medios que la gestiòn saliente.

El número de medios beneficiados por pauta oficial se redujo de esta manera : mientras que en el primer trimestre de 2019 habían sido 547 medios, en los primeros tres meses de 2020 la cifra bajó a 219 (poco menos de la mitad). Esa caída se evidencia que una gran cantidad de pequeños portales dejaron de recibir propaganda del gobierno. En este segmento eran 211 los beneficiados y ahora son solo 55.

La inversión publicitaria del gobierno, no contempla otra mutimillonaria cifra, sin control, de la Loteria de Santa Fe y otros organismos descentralizados como ASSA y EPE . Esta última continúa inexplicablemente intervenida desde el inicio de la gestión, y el acceso a sus números, son imposibles. Hace pocos días, una reconocida Agencia de Publicidad rosarina, anunció que comenzara a pautar en nombre de la empresa. Un asunto dificil de explicar, mientras la empresa dejó de pagarle a CAMMESA, y ya le adeuda más de 12 mil millones de pesos, acumulados desde diciembre de 2019.

Entre balas y pauta, el gobernador Omar Perotti, mientras les pide paciencia a los docentes, gasta millones públicos en materias discutibles y de una manera casi discrecional.

Mientras todo esto ocurre, los docentes – a pesar de la inmutabilidad y la persecusión interna de Sonia Alesso a sus afiliados- esperan una reacción del gobierno. Los policias siguen haciendo horas extras, maltratados por su Ministro, sin ninguna remuneraciòn adicional. Y los médicos y los enfermeros se enfrentan a la peor etapa de la Pandemia, sin un mínimo reconocimiento por sus tareas.

Asì gobierna Omar Perotti. Y con él, de la mano, los dirigentes sindicales en silencio y los «militantes» aferrados a sus cargos, ni siquiera abren la boca. Esas bocas que hasta diciembre se abrìan para quejarse de cualquier acción de los gobiernos anteriores.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Tema: Baskerville 2 por Anders Noren.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: