Crónica de un repudio anunciado

Omar Perotti creyó que se podía dar el lujo de desaparecer durante diez días de Rosario, y que podía aprovecharse de la movilización en reclamo por la inseguridad – bajo el amparo del intendente Pablo Javkin- para «blanquear» su preocupación por el asunto. 194 muertos llevan contados los rosarinos desde que empezó 2021. Una cifra que seguramente aumentará, mientras en las calles la policia tiene en funcionamiento menos de 80 patrulleros, contra 200 que recibió el ex Ministro Saín, cuando asumió la Seguridad. Sin plan, con el presupuesto en la materia subejecutado, con las arcas llenas de millones puestos a plazos fijos, y en medio de una situación social gravísima, el gobernador recibió un repudio inédito en la historia política de Santa Fe. El intendente Pablo Javkin sintió en carne propia, también, su tibieza con la gestión provincial y su inexplicable silencio ante la falta de políticas públicas de seguridad y el desarme de todos los planes sociales que estaban surtiendo efecto en la pacificación de Rosario entre 2017 y 2019, como lo demuestran todas las estadísticas.

No hay un recuerdo a mano de un gobernador que haya sido obligado a abandonar una plaza a empujones y custodiado por los familiares de la victima que convocaba a la manifestación y pedían que todo se haga en paz. El hombre que lo llevó del brazo, cruzando la plaza para que nadie lo agrediera era el hermano de Joaquin Perez, un arquitecto de 34 años asesinado hace una semana en el garage donde guardaba su auto. Murió en brazos de su mujer, después de correr 40 metros hasta la puerta de su casa. Delante de la mirada de su hija de 2 años. Eso ocurrió hace una semana. En todos los días que pasaron, Omar Perotti no se comunicó con la familia ni pisó Rosario. Fue a cualquier acto, en cualquier punto de la provincia, y no se tomó un minuto para ver de cerca lo que estaba ocurriendo en Rosario. Su Ministro, Jorge Lagna, hizo lo mismo.

Hoy apareció «de prepo», a expensas del intendente de Rosario. Se le «montó» a Javkin – que había anticipado su decisión de ir al acto, luego de estar en contacto toda la semana con la familia Perez- y entró a la plaza con un gesto adusto, de conmoción. La misma conmoción que estuvo ausente durante toda la semana en él y en todos sus funcionarios. Y el repudio no se hizo esperar

¿Que esperaba que pasara, Perotti? Y en esa respuesta obvia, confirmada por los hechos, cabe preguntarse también por las razones que lo empujaron a ir y provocar este bochornoso espectáculo : O Perotti no entiende lo que está pasando la ciudadanía rosarina o directamente es un provocador y buscó sacar provecho de la escena, unificando responsabilidades con el intendente y generando una ola de mayor violencia, que lo pusiera en el lugar de víctima. Cualquiera de las dos respuestas son graves. Si es un incapaz, es muy serio y peligroso. Y si es conciente de lo que ocurre, estamos ante un perverso sin límites en su arrogancia y sus intereses.

Perotti no puede seguir haciendo la plancha en materia de seguridad. Olvidemos la paradojal realidad de que fue electo bajo el lema «Paz y Orden», prometiendo ser «el jefe de la policia desde el pirmer dia». Aún sin eso, el gobernador está a punto de cruzar la mitad de su mandato y no sólo no resolvió un sólo problema de seguridad, sino que todo empeoró. Y no tibiamente: en 2019 en Rosario se contaron 117 victimas fatales. En lo que va de 2021, y aún faltando un bimestre completo ( y siempre temible por las fechas), se cuentan 194 muertos., El dato se agrava si se observa que entre 2015 y el propio 2019, los números venian en claro descenso: 234, 180 y 138. ¿ Qué pasó durante estos dos años para que los números trágicos crecieran de semejante manera?

La falta de gestión es notable, y eso se nota especialmente en ROSARIO. Perotti no desarroló una solam acción concreta para abordar la violencia social, insistió – sin argumentos- con la herencia recibida y dejó de hablar del único tema del que hablaba en su campaña: la seguridad.

El intendente Pablo Javkin, seguramente jaqueado por los asuntos financieros del Municipio, demoró mucho en reaccionar frente al abandono que hizo la Provincia de la ciudad. Los costos son altos, y el abuso del gobernador fue notable. Tan notable que hoy lo puso a Javkin en una linea publica de igualdad de responsabilidades frente a los ciudadanos.

Javkin debe encabezar el reclamo. Pero para eso, no puede seguir abrazado piadosamente a una gestión de inseguridad que lo está hundiendo injustamente. Si no empieza a llamar a los responsables por su nombre, lo que ocurrió esta noche en la plaza se repetirá y profundizará. Esta noche tuvo un aviso, a pesar de su manifiesta y probada cercanía con quienes son victimas. A Perotti sólo le interesa salvar su pellejo, que Javkin deje de ser funcional al gobernador y empiece a cuidar el suyo

LO QUE PEROTTI NO PUEDE IGNORAR NI DEFENDER

Marcelo Saín, burlandose mientras ingresaba a la legislatura en pleno proceso de destitución del MPA

El gobierno prefiere ampararse en las «generales» de la violencia, pero hizo sus aportes valiosos para que todo esté peor:

1- La gestión de Marcelo Saín, rompió las relaciones con las fuerzas policiales. El ex ministró maltrató de manera pública y descalificó a toda la fuerza, empezando por el mismisimo Jefe de la Policia nombrado por Perotti para «que lo acompañe durante los 4 años», Victor Sarnaglia. Santa Fe tiene hoy una policia enfrentada al poder político, sin ánimo de intervención y salarialmente impactada por la inflación: al igual que docentes, médicos y enfermeros de la salud pública, los policias en 2020 no recibieron aumentos salariales. Sólo cifras no remunerativas, y un aumento en 2021 que no incluyó las pérdidas del año anterior. El resultado es un ajuste real de casi el 35 % de los salarios policiales.

2- Saín ocupó la mayor parte de sus 15 meses de gestión, tratando de resolver las internas del gobernador, operando junto a algunos fiscales que le respondian, causas contra legisladores y funcionarios del mismo gobierno. Terminó fuera del Ministerio con una acusación que todavía resta investigar: intentó comprarle las armas a una empresa israelí, a la que le armó los pliegos. La licitación se cayó, y nunca más se hizo. Desde 2019 a la fecha, gracias a Saín,la policia no tiene armas nuevas. Durante todo su mandato no se desarmó ninguna banda narco, ni se aplicaron planes de control sobre la materia, aún teniendo de aliado al gobierno nacional.

3- Abandonaron todos los patrulleros que había comprado la gestión anterior: tal como se mostró en varias entregas periodisticas, en Rosario, en Santa Fe y en Rafaela existen verdaderas chacaritas de patrulleros modelo 2017, 18 y 19 que no fueron reparados. Los autos están desguazados por los propios efectivos, que los usan como fuente de repuestos de los patrulleros que siguen funcionando. La policia no tiene recursos para cambiar neumáticos, cargar nafta ni para reparar los vehiculos. En lo que va de la gestión, se incoporaron sólo 280 vehíclos para toda la provincia. En diciembre de 2019 s{olo en Rosario patrullaban 200 vehículos por noche. Hoy no superan los 50.

4- Las estadísticas habían bajado especialmente porque Rosario contaba con un centro tecnológico del seguimiento del delito- el OJO- que funcionaba como un verdadero mapa en tiempo real de los vehiculos y las denuncias al 911. Saín decidió desarticularlo. Una herramienta menos para el control. Una medida inexplicable.

5- En lo que va de la gestión, Perotti cuenta con una ley de «Emergencia en Seguridad»que le permite disponer de decenas de miles de millones de manera discrecional para el área. También el Presidente Alberto Fernandez le otrogó un fondo especial para la ciudad de Rosario. A la fecha, esos fondos no han sido utilizados, y tanto en 2020, como en el 2021, el presupuesto en seguridad fue y es subejecutado.

6- El gobierno desarmó y dejó sin efecto tres planes sociales que estaban dando muy buenos resultados: el ABRE, el NUEVA OPORTUNIDAD y el PLAN VOLVER A ESTUDIAR. El primero abordaba los barrios y especialmente los clubes de bariio, iluminando y llevando mejores condiciones de vida y recuperando espacios para la actividad fisica y social de los adolescentes. El plan es Ley, sin embargo Perotti la vetó. El segundo era un plan de integración de las personas que salían de la carcel. Los preparaban para incorporarse al mundo laboral, formándolos en oficios o integrandolos al sistema educativo: Mas de 15 jóvenes se graduaron de secundarios con este plan. No sólo quen fue dado de baja, sino que destitularizaron a 500 docentes y profesionales sociales que lo llevaban adelante.

7- Las cárceles tuvieron records de fugas. Los escapes fueron escandalosos, por debajo de los alambrados, por arriba de los muros o adentro de changos de supermercados. Decenas de prófugos que se sumaron a un centenar de presos de extrema peligrosidad ( por sus condenas) que salieron de los pabellones a sus domicilios ( sin nngún control por parte del Servicio Penitenciario) a causa de la «Pandemia»

Se pueden agregar diez items más para mostrar el desastre que generó este gobierno desde que asumió en materia de seguridad.

Nadie es el culpable de este desastre, eso está claro. Los niveles de violencia social que imperan en Rosario no son un invento de alguien ni sólo la consecuencia de algo. Sin embargo, cuando hubo políticas públicas, los números de homicidios habían bajado sustancialmente. Hoy, sin políticas, la realidad y los números coinciden en mostrarse coincidentes: Rosario explota.

Un comentario sobre “Crónica de un repudio anunciado

Agrega el tuyo

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Tema: Baskerville 2 por Anders Noren.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: