Espionaje y ¿Final adelantado para el gobierno de Omar Perotti?

La confirmación de que el ex Ministro Marcelo Saín, investigaba de manera ilegal a centenares de personas desde el ejercicio de sus cargos, pone al gobernador al borde del Juicio Político. La oposición se apresta a pedir explicaciones al gobernador. Desde el peronismo confirman la gravedad de la situación y no descartan un final anticipado del mandato. No existen antecedentes de una acción similar en la provincia, desde la dictadura militar.

¿Por qué y para qué acumulaba información privada de centenares de personas, Marcelo Saín? La respuesta parece obvia: Extorsionar a los molestos. Cuando se trata de políticos, gremialistas opositores o periodistas, uno puede presumir que el objetivo es la disciplina. ¿Que pasa cuando los nombres son dueños de medios? ¿Y si se trata de empresarios que compiten con los «negocios públicos» que instaló el propio gobierno, para beneficiar a sus amigos?

¿Qué tipo de resultados buscaba Marcelo Saín, por ejemplo ( y en potencial, claro) si sus energias y las de su equipo de «especialistas», se abocaban a recabar información sobre un grupo de medicina privada? ¿A quien beneficiaba esa información? ¿Cuál era el objeto de esa tarea? Si fuera cierto, claro, hay que mirar quienes se beneficiaron en los últimos dos años con el IAPOS, por ejemplo, y la respuesta es obvia. Lo mismo si los objetos de «investigación ilegal» fueran los dueños de los principales medios. Vaya manera de negociar condiciones con la prensa.

¿Qué objetivo tiene espiar a empresarios de la construcción? ¿ Condicionarlos para licitar, por ejemplo? ¿Por qué un Ministro podria querer información patrimonial sobre un Ministro de la Corte Suprema? ¿Qué utilidad tienen las informaciones sobre cuentas bancarias de legisladores, periodistas y algunos dirigentes sindicales? Las respuestas son tan obvias, que parecen mentiras. Lo que está claro es que lejos de venir a combatir el delito, Marcelo Saín construyó una central ilegal de inteligencia desde el Ministerio de Seguridad y con aportes de sus compinches en el MPA.

Esto pasó en Santa Fe desde noviembre de 2019. Un mes antes de asumir, y sin fecha precisa de finalización porque se presume que su «equipo de expertos» continúo la tarea.

Saín y su equipo pusieron en juego la intimidad y los derechos de todos. “Hay mucho material por mirar todavía”, dice una fuente vinculada al MPA. «Hay que revisar el material que se cortó (la noche previa al operativo) y si se puede recuperar algo de lo que quemaron. Igual se secuestró mucho material, con mucha información que es prueba irrefutable». El contenido y el historial de los teléfonos y las computadoras de Germán Montenegro, despiertan mucha curiosidad. «No vaya a ser que nos encontremos con otros delitos, además del espionaje y el intento de compra irregular de armas»

Perotti- no se sabe si conociendo o no lo que iba suceder el viernes, convocó a la oposición y a los adversarios del propio peronismo, para una reunión en la que pretende, dicen, recibir el respaldo para realizar cambios en el Ministerio y pedir, si, ayuda. Los ortodoxos del rafaelino dicen que lo de las carpetas es «una operación política para desprestigiar al gobierno», los peronistas que siguen cerca del mandatario, pero que casi no pueden hablar con él, reconocen la gravedad de la situación y el escaso margen para imponer condiciones : «Si las cosas son como nos cuentan, estamos ante los últimos dias del gobernador sin estar imputado y politicamente enjuiciado» dice un alto dirigente del PJ en off. Y agrega: «Nos hundió Saín, y Perotti, claro».

Desde el radicalismo las voces fueron asperas. El ex Ministro Pullaro calificó de «empresa criminal» a la acumulación de carpetas y no dudó en decir que «las usaban para extorsionar». El presidente de la Cámara de Diputados, Pablo Farias, anticipó la voz del Socialismo: «No se ocuparon de la seguridad y encima dispusieron tiempo y recursos en espiar a los adversarios». Galdeano, hombre vinculado al radicalismo más cercano al PRO dijo que «antes de sentarnos en una mesa queremos explicaciones. O nos vamos a sentar con los espias, los espiados?»

La principal debilidad que afronta Perotti es la falta de respuestas concretas a las preguntas elementales: ¿ Lo sabía o no? ¿Alguna vez usaron esa infomación, él u otros funcionarios? ¿ Por qué sostuvo a Saín 18 meses, y a sus colaboradores dos años? ¿ por qué vetó Perotti, la derogación de la ley de gastos reservados, fuente de la financiación del espionaje? ¿ por qué llamaron a la ley de incompatibilidad, «Ley Anti-Saín»?

Las lineas de gestión en salud y obra pública, pueden dar el indicio que falta: «si se unen las lineas de beneficiarios, y la lista de espiados, las cosas van a ser claras» apunta un legislador radical. «Esta es apenas la puerta de ingreso a otros escándalos, que van a probar la fiesta clandestina de negocios de Perotti. El gobierno no va a poder explicarlo, ni ante la justicia, ni ante nosotros. Es muy dificil que todo esto no se lo lleve puesto al gobernador», agrega.

Testigos presenciales aseguran que el miercoles pasado, Marcelo Saín salió a los gritos del despacho del gobernador en Rosario. El gobernador le pidió que se llevara a sus funcionarios a Buenos Aires. Saín no lo tomó bien, lo insultó y se produjo una discusión que agita el máximo fantasma que persigue al gobernador y a todos los que no sabemos la respuesta : ¿ Qué información sobre Perotti tiene Saín, para llevarlo a la linea de ese escándalo, sin reflejo alguno?

Si tal como se presume, Saín y varios de sus colabores terminan siendo detenidos en los próximos días, habrá que esperar la reacción. Saín siempre amenazó con «ventilar» algunas cosas. ¿ Podrá despegarse Perotti de esa embestida?

El dato final es el que más incomoda al gobernador y a los pocos que lo rodean en estas largas noches de sueños inducidos en los despachos. La manera de destratar y perseguir a los propios es la guillotina que pende de un hilo: En la legislatura sobran voluntades para su destitución, si las investigaciones van confirmando los hechos. En el peronismo, los posibles sucesores, tienen una buena relación con la oposición.

Desde estas páginas dijimos muchas veces que Marcelo Saín había venido a dinamitar la institucionalidad de la provincia, y Omar Perotti fue su principal socio en las aventuras. Las consecuencias parecen ser las que cualquiera podía anticipar, mirando los hechos desde el sentido común. El peronismo no necesita de Perotti para terminar el mandato. Y son pocos, muy pocos, los que están dispuestos a poner el cuerpo por él.

«Cosecharás tempestades» apunta un funcionario del gobierno. Y se ríe. Está todo dicho

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Tema: Baskerville 2 por Anders Noren.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: