Leonardo Peiti y su abogado, Luis Rossini

Un juez homologó el proceso de juicio abreviado y le dará la chance – si no se pide su nulidad- al confeso empresario del juego ilegal Leonardo Peiti, de permanecer en prisión apenas un año más, y luego quedar en libertad . El “ahorro” es de casi 25 años de prisión – la máxima que le esperaba era de 33 años-  y es a cambio de haber dicho que le entregó dinero al Senador Armando Traferri. Y agregó: “Yo le daba el dinero para la campaña de Perotti” y a cambio esperaba recibir la explotación del juego on line, durante su mandato. La intervención de otros dos senadores y una anécdota sobre Miguel Lifschitz, en un relato que parece haber entregado el gordo de navidad, a favor de Leonardo Peiti.

25 años de prisión a cambio de involucrar a otra persona. El delincuente lo hace y lo consigue. Pero agrega muchos detalles que implican que el “negocio” no era sólo para el senador, sino para financiar la campaña del actual gobernador. Sin ningún dato concreto, sin una sola prueba concreta. Se trata sólo de la palabra de una persona condenada por múltiples delitos económicos, sumada a otro testimonio tomado en las mismas circunstancias: un ex fiscal, Ponce Asahad también  presa y bajo riesgo de recibir penas muy duras, lo acusa a Traferri de haber mantenido reuniones tendientes a favorecer el funcionamiento del negocio y quedarse con la explotación legal, cuando “los compañeros” lleguen al poder.

Lo que si se prueba, y de eso no cabe ninguna duda, es que Peiti tenía relaciones directas con los Fiscales de Rosario Ponce Asahad y Serjal. Sobre eso, hay pruebas a chorros. Y queda claro, muy claro, que Peiti formaba parte de la organización del juego ilegal junto a David Perona en el departamento Castellanos, cuna del “Perottismo”. Lo que no está probado es que Traferri sea parte de esa organización. Las pruebas, alcanzan a lo que nunca nadie negó: que conocía a Peiti y que al menos dos hombres de la legislatura- Paulichenco y Scataglini- se reunieron con el empresario en algunas ocasiones. A Paulichenco lo acusa de haber recibido dinero, pero él ya no puede desmentirlo.

Lo demás, es en principio pura especulación de los fiscales. Y si esas especulaciones deben tomarse como verdades reveladas, las dificultades no sólo caen sobre el Senador Armando “Pipi” Traferri, sino sobre un grupo de notables dirigentes del peronismo santafesino, entre los que se destacan el actual gobernador, el senador nacional y diputado electo, Roberto Mirabella y el senador provincial por el Departamento Castellanos, Alcides Calvo.

Lo que la “nueva” declaración tomada al empresario Peiti agrega respecto a las anteriores,es que dice haberle entregado 200 mil dólares para la campaña de Perotti a Traferri. Textual: “yo fuí ayudándolo para la campaña. El dijo que tenía todo armado con Perotti, para poder apoyar a Perotti y que gane Perotti, y entonces supuestamente yo lo fuí ayudando, colaborando y habré puesto para la campaña algo más de $200.000 dólares. Lo dí en varias entregas, y quiero dejar claro que él nunca me dijo tenés que dar tanto, yo lo fuí ayudando”

LA PLATA Y EL DESTINO DE LA PLATA

Peiti relata los hechos con naturalidad y con un objetivo claro: Tenia la promesa, dice, de que iba a recibir la administración del juego on line en todo el territorio provincial. Y a cambio de eso, aportó dinero para que el peronismo se impusiera en las elecciones de 2019 :Después si ganaba Perotti, íbamos a concretar el convenio e ibamos a tener todos supuestamente un final feliz pero bueno Perotti creo que él sabía de mi actividad él sabía todo, dijo que sí y después se ve que tenía algún compromiso más fuerte por el lado del casino con la gente de Bolch/Boix? (no se entiende) y bueno me corrieron a un costado y aquí estoy en una clínica encerrado en un loquero y estoy tratando de aclarar el accionar mío cómo llegué a esta situación”

Si los fiscales Edery y Schiappa Pietra, toman estas declaraciones como las pruebas irrefutables de la existencia de una asociación ilícita, no pueden dividir el contenido y solamente tomar los fragmentos que presumiblemente imputan sólo a Traferri. Tienen que avanzar también sobre el resto de los beneficiarios del “negocio”. Y allí la soga parece mucho más larga.

En la página 55 del “acuerdo” entre los fiscales y el arrepentido Peiti, se transcribe una parte de la declaración del empresario del juego que parece explicar absolutamente todo lo ocurrido:

(Desgrabación de la declaración de Leonardo Peiti el 12/09/2021, copiada del expediente)

P: Edery: Nosotros tenemos una reunión acreditada en San Lorenzo en la oficina de

Traferri, en la que estaba Ud., Scataglini, Fernandez Chemez y el Senador. Cuéntenos

cómo se desarrolló esa reunión.

R: Min 17:40. Peiti: esa reunión se desarrolla en un marco donde supuestamente los

planetas se estaban alineando y la idea central de generar el convenio se veía viable tras

de que había ganado Perotti, nos juntamos en la oficina de Traferri yo llevé a mi abogado

José Francisco Chemez para que maneje la parte legal porque ya supuestamente el

compromiso del gobierno ya estaba era un hecho íbamos a conseguir el convenio,

entonces yo llevé a un amigo personal José Francisco Chemez para que se encargue de

hacer todo el nexo con la facilitación de todos los documentos que sean necesarios de mi

empresa en la provincia de Misiones para que este hombre Scataglini nos haga los

contactos con la gente de la lotería y se puedan armar todos los convenios . Y Scataglini

era un hombre que había puesto Traferri para que se encargue de hacer toda la fusión

para poder llegar al objetivo. No creo que sean gestiones ilegales ni nada.

P: Edery: ¿Por qué lo eligieron a Scataglini?

R: Peiti 18:41: Es un hombre que conoce mucho del tema porque fue él mismo el que se

encargó de los casinos que se habilitaron en la provincia, entonces era un hombre que ya

estaba en el tema que sabe cómo se maneja todo el tema de juego, y fue el creador de la

concesión del casino que tuvo Rosario, Santa fe y Melincué. Un hombre fuerte en la

política que manejaba la cámara de Diputados y el Pipi que manejaba la cámara de

Senadores, entonces políticamente creo que íbamos por el camino correcto.

P: Edery: Con respecto al llamado que hace Scataglini a su Secretaria, cuentenos que

pasó y ahí y que pasó después.

R: Peiti 19:30: Cuando Scataglini llama a mi secretaria para que se comunique conmigo yo

lo llamo a Scataglini y organizamos una reunión, donde voy a verlo a los silos en Santa fe

y concretamos lo que él me dijo que ya tenían, según él me dice el Pipi ya tiene todo esto

arreglado. Arregló con Mirabella que el núcleo de poder de Traferri va a apoyar a Mirabella

para que sea el reelecto gobernador después de Perotti a cambio nos van a dar el

convenio ya tenemos todo cocinado, ya tenemos todo cerrado.

P: Edery: Donde fué esta reunión

R: Peiti: en los silos, donde está el Casino en Santa fe.

P: Edery: y fué cuantos días después de ese llamado.

R: Peiti: Y habrá sido a la semana, o a los tres o cuatro días.

P: Edery: Cuanto calculaba Ud. que movía ese negocio del juego legal mensual ?

R: Peiti Min 21:20: Yo tenía una proyección hecha que por ejemplo una máquina generaba

125 o 150 mil pesos mensuales como ganancia y calculaba que se podían poner 10.000

mil máquinas en la provincia porque hay 2500 agencias y al poner 4 máquinas por

agencia. O sea que en bruto 1200 millones de pesos mensuales. El cual yo decía el 50%

se saque para la seguridad y el otro 50% que se repartan la lotería y la política, era un

negocio multimillonario y yo creo que se hubieran podido solucionar muchos problemas.

P: Edery:¿ Cuanto era el arreglo que Ud. tenía que se quedaba la política?

R: Peiti: Nosotros habíamos hablado como se maneja esa clase de negocios que

supuestamente es un 20 o un 30 % podía destinarse para la política así la política decide

qué hacer con ese dinero y a buen entendedor pocas palabras.

P: Edery: A Ud. le dicen en esa reunión … Scataglini dice ya está en breve sale ese …

R: Peiti: En breve sale el convenio.. y a la semana apareció las T.O.E en mi casa entraron

y aparecí en los diarios figurando como que era líder de la banda de los monos y ahí

empezó todo una debacle de mi vida, que fue todo de público … bueno … salí 300 veces

en el diario, y al poco tiempo Perotti le dá por decreto todo al Casino, y bueno son cosas

que tiene…

Si todo lo que Peiti cuenta es cierto, lo que queda probado es que Peiti junto a Traferri realizaron actividades lícitas antes de las elecciones, tendientes a beneficiarlo con la adjudicación de la explotación del juego on line legal en la provincia de Santa Fe. La declaración incluye las gestiones que realizó Dario Scattaglini, pero informa sobre el conocimiento que los máximos dirigentes del peronismo santafesino tenían al momento de “acordar” un apoyo de Peiti a la campaña del peronismo en 2019 y en miras a la de Roberto Mirabella, para ser sucesor de Perotti, en las de 2021 y 2023.

Lo que Peiti agrega es la presunta “traición” de Perotti al acuerdo establecido, que se corrobora de manera efectiva con la entrega jurídicamente cuestionable del juego on line a las empresas que actualmente explotan el juego físico en la provincia: los casinos de Santa Fe, Rosario y Melincué.

El relato tiene lógica, pero los fiscales parecen obstinados en poner el foco sobre Traferri y no sobre el resto de los nombres: Si Traferri es parte del negocio, es inevitable que el resto de los funcionarios mencionados ( y beneficiados) con los aportes de Peiti, tambien lo sean. Y aquí los fiscales muestran una notoria omisión.

LOS FISCALES Y LA SOMBRA DE SAÍN

El electo presidente de la Corte Suprema de Justicia de Santa Fe, Rafael Gutierrez, dijo ayer en REC: “ Yo en 47 años de ejercicio de la labor judicial, créame , no vi nunca semejante degradación institucional como la que se pordujo en los últimos dos años”. Lo dijo en referencia a las presuntas acciones de espionaje que se le investigan a Marcelo Saín, pero también a la manifiesta parcialidad política  de algunos fiscales que terminan deslegitimando todo lo actuado.

Si lo de Peiti es cierto, Schiappa Pietra y Edery deberían perseguir a todos los dirigentes políticos mencionados en el acuerdo, y a otros que  están mencionados en el arrepentimiento de Ponce Asahad: por ejemplo el actual Ministro de Seguridad, Jorge Lagna.

Lo que el  juez Rafael Coria homologó el jueves parece más una respuesta a los “allanamientos” en el Ministerio de Seguridad y una “factura interna” de dos hombres bajo el mando de Marcelo Saín, que la concreción del esclarecimiento de algún delito.

Peiti se “limpia de 25 años de prisión” a cambio de decir que le dio plata a Traferri. Está internado en un psiquiátrico por algunos problemas de salud y si no hay novedades importantes, es probable que en dos o tres meses recupere la libertad, de manera condicional.

Ponce Asahad, el fiscal que cobraba por proteger a Peiti, ya está libre.

El resto es inexplicablemente obvio:

Que Peiti es un delincuente, ya lo sabíamos. Lo había confesado él. Lo había hecho para protegerse de las extorsiones – también probadas- que recibía en principio del Fiscal Ponce Asahad, en presunta connivencia con el ex Fiscal Regional, Patricio Serjal. A eso también lo sabíamos porque se lo filmó al Fiscal en Buenos Aires recibiendo dinero de manos del abogado de Peiti, de apellido Rossini.

Que Peiti explotaba el juego en sociedad con el extinto David Perona en Rafaela, era público y sobran testimonios. Peiti, si se quiere, pasa en limpio cómo funcionaba esa organización.

Que Traferri y Peiti mantenían un vínculo personal era público y notorio. No sólo lo dice Peiti, sino que el propio senador se cansó de decirlo incluso desde su banca: Llevaban el proyecto del juego on line, juntos. Traferri lo admitió y no existe otro término que “lobbie” para explicar los hechos.

Que ese negocio no se llevó a cabo, también es obvio. Porque Perotti se lo entregó por decreto a los Casinos. Y en coincidencia con las fechas del comienzo de las “acciones penales persecutorias” contra Peiti y Traferri.

Nadie desconoce la enemistad manifiesta de Traferri con Saín. Nadie desconoce que Perotti rompió relaciones con Traferri luego de no “pagarle” los aportes de campaña, legales e ilegales, ni los cargos que por su participación en la lista ( Traferri es el que impuso a Alejandra Rodenas como vicegobernadora) del peronismo en 2019.

Si alguien que no conoce esta historia desde el comienzo y se asoma a ella, demoraría pocos minutos en entender lo acontecido. Hay dos fiscales que juegan para un sector, que convirtieron una causa de persecución al juego ilegal, en una causa de persecución a dirigentes rivales internos de un partido político. Todo lo que sigue, es casi un dibujo de niños de tercer grado de primaria.

Los dos fiscales ven sólo lo que quieren ver. Nadie hace justicia, con tanta miopía. De eso, suponemos, se encargará la historia.

FINALMENTE, NO ES LA POLITICA. SON ALGUNOS POLÍTICOS

El ex gobernador se negó a interceder en las negociaciones por el juego on line

Otra “perla” de la declaración de Peiti son los párrafos referidos a los dirigentes opositores al peronismo en Santa Fe.

Si bien se menciona al Senador Radical Lisandro Enrico y se dice que “después de haber efectuado un pago” sin precisiones de tiempo y lugar, el juego clandestino dejó de ser presguido en el departamento, en el expediente no existe un solo elemento que permita continuar con la tesis. Otro tanto ocurre con el senador Rasetto, a quien se trasncribe como ROZETO en la declaración. De ambos se dice que recibieron dinero, pero no se aporta ningún elemento que permita confirmarlo. No más que eso.

En cambio si, Peiti dice con claridad que intentó dos veces que dirigentes del socialismo intervinieran para favorecer sus negocios.

Primero cita una visita que hiciera con su entonces financista y cómplice, Oscar Popi Larrauri, a la Casa gris, para pedirle al gobernador Miguel Lifschitz que hiciera algunas gestiones. La declaración es terminante:

R: Peiti: Lifchitz nos habrá atendido 10 minutos, o sea al Sr. Larrauri, yo no entré, quedé

afuera, y lo sacó, lo limpió en 10 minutos y le dijo que el socialismo no quería apoyar el

desarrollo del juegoy no tuvimos ningúna clase de chance ni éxito.

O sea. Según Peiti, el gobernador socialista los “corrió para el campo”, sin que en el medio exista ninguna sospecha de acuerdos irregulares.

Pero luego agrega que ya detenido David Perona en Rafaela, el propio Peiti le pide a Traferri que intente acceder al juez Matias Drivet – ex funcionario de Seguridad- para que “alivianara” la situación del Zar y sus cómplices detenidos. Peiti dice que iba a intentar hablar con “Rubén Galassi o Antonio Bonfatti para que intercedieran”. Según Peiti, Traferri lo intentó pero ambos le dijeron que no estaban dispuestos a hacer ninguna gestión en ese sentido.

Entonces, no es como los diarios titulan en Santa Fe y en algunos medios nacionales, direccionados por los recursos del gobierno provincial: NO ES QUE PEITI ENTREGÓ DINERO A LA POLÍTICA. SI LO HIZO, FUE A DIRIGENTES PARTICULARES Y NUCLEADOS EN UN SOLO ESPACIO POLÍTICO: EL FRENTE DE TODOS.

Tampoco es cierto que todos son pasibles de ser corrompidos, ni que todos formen parte de una “corporación asociada al delito organizado” como repetía sin nunca dar precisiones el destituido ex Ministro de Seguridad Marcelo Saín, y como repitiera tantas veces el actual gobernador.

Hubo quienes NO aceptaron entrar en negociaciones. Ni legales, ni ilegales. Y también, tienen nombres y apellidos.

No es la política, tampoco es la Justicia. Son algunos hombres y mujeres que se sirven de ellas para mejorar sus vidas y enriquecer sus patrimonios, o mejorar sus posiciones.

A los que sí forman parte de esos negocios les conviene que se generalice, que la sociedad crea que SON TODOS IGUALES.

Si lo que Peiti cuenta es verdad, y los fiscales parecen creerle ciegamente, en Santa Fe no hay una Asociación Ilícita de juego ilegal, hay otra más grande y se nuclea dentro del peronismo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.