Espionaje santafesino: Perotti le suelta la mano a Saín demasiado tarde.

Protegido por el silencio absoluto de los medios nacionales, pero apurado ante la inminente convocatoria a una audiencia imputativa que puede terminar con la detención de su ex ministro de seguridad, Marcelo Saín, y varios de sus colaboradores, el gobernador Omar Perotti ordenó al Fiscal de Estado, Rubén Luis Weder, que comenzara la redacción de un decreto a través del cual se declarará «desinformado» sobre el esquema de espionaje durante su gobierno, y se posicionará como «victima» del mismo.

En las últimas horas, funcionarios del ejecutivo provincial, realizaron consultas a varios abogados de la capital santafesina, con el objetivo de presentarse rápidamente como querellante en la «causa espionaje» que llevan adelante los fiscales Mariela Jiménez y Ezequiel Hernández, de la Unidad Especial de Delitos Complejos de la Regional Nº 1, bajo la supervisión del fiscal Regional Carlos Arietti.

La «jugada» de Perotti se preanuncia, luego de una semana repleta de novedades entre las que se destacan la filtración de los primeros 601 nombres «perfilados» por Saín y sus colaboradores, y un fuerte comunicado de las gremiales empresarias de la provincia, que manifiestan su repudio y su preocupación por la eventual práctica del espionaje desde el gobierno a decenas de hombres y mujeres que no tienen ninguna investigación judicial pendiente.

La «Causa Espionaje» ya provocó un fuerte debate interno entre los pocos colaboradores cercanos del gobernador y algunos dirigentes del peronismo que le exigen que rompa el silencio y salga a sentar posición, de cara a las probables imputaciones que caerán sobre sus ex funcionarios en seguridad. Un veterano legislador peronista fue contundente en esa misma mesa, ante la indecisión del primer mandatario: «O le soltás la mano y salís a pedir disculpas a los santafesinos por el error que fue traer a este tipo al gobierno, o va a ser difícil sostenerte hasta final de mandato». A eso se le suma el enojo personal del ya frustrado «adlátere» de aventuras del gobernador, Roberto Mirabella, que se sintió traicionado por la aparición de su nombre y el de su hijo, entre los «perfilados».

Testigos de esa conversación aseguran que el gobernador está en un estado de parálisis frente a la situación, y que su principal temor es que Saín salga a hablar de él: «Ya le dijo insignificante a Lagna. Si vos le soltás la mano, va a hablar. Y si habla, vos sabrás que puede decir». Le espetó un dirigente en la cara al mandatario. Desde hace varios días, el destituido Jefe de investigaciones y ex Ministro de Seguridad, viene «mandando mensajes» a la Casa Gris, alertando sobre las consecuencias que podría traer una «soltada de mano» del gobernador a la suerte de Saín.

Fuentes cercanas al Ministro Lagna, aseguran que en su caso, Saín extendió las actividades de recopilación de información, a la de seguimientos y escuchas telefónicas. Lo mismo trascendió que hizo con ex funcionarios – Héctor Acuña, solo por dar un ejemplo- y dirigentes opositores.

En el gobierno hay mucha preocupación, pero intentan generar ruido con la falta de aprobación del presupuesto. Con esa excusa, ya anunciaron la baja de los beneficios de la Billetera Santa Fe y amenazan con «no poder sentarse a negociar paritarias». Las noticias terminan siendo rompe portones. Es enero, y cualquiera de esas acciones hoy tienen un efecto casi nulo sobre la opinión pública. La agenda sigue siendo la violencia y los crímenes en Rosario y Santa Fe. A lo que se agregan las dificultades que tiene la EPE para abastecer a los clientes. La falta de inversión en la empresa, la falta de personal y de planes de mantenimiento desde que la intervinieron, no dejan mucho lugar para la excusa. Mucho menos cuando lo que sale de la boca de los funcionarios es la necesidad de «aumentar tarifas», como ya se expresó en la la audicencia pública.

Un estrecho colaborador del gobernador asegura que » pusimos a Carlos ( Bermúdez) para acercar posiciones con la legislatura. Todavía no le firmaron el decreto de designación, y él ( Omar) sigue dando órdenes en el sentido contrario, cómo si le sobraran fuerzas. A veces Omar da la impresión de no entender muy bien la gravedad de lo que está ocurriendo.»

LAS CONSECUENCIAS TAN TEMIDAS

«La verdad es que cuando negociaron su Ministerio, Saín prometió que le iba a entregar por lo menos dos presos a Perotti, para ensuciar la imagen de Miguel Lifschitz. Por eso la beligerancia del discurso de asunción, y por eso la línea de romper con la oposición: Perotti estaba convencido que Saín le iba a entregar la cabeza de Pullaro y Lifschitz. Saín, nunca pudo probarles nada. Y contó con todos los recursos del Estado para hacerlo» agrega el mismo dirigente del peronismo.

«Nosotros fuimos claros entonces: estás poniendo a un loco a cargo de la seguridad, pero ya Saín le comandaba la cabeza al gobernador. Le dijo públicamente de todo. Le dijo «intendente con formación de concejal», le dijo «pelo cagado en el culo», le dijo que le pagaba a los medios, en fin… le dijo todo lo que nadie puede aceptar que le digan. Ahora parece tarde para salir a despegarse, pero Omar ya no tiene sentido de la vergüenza» reflexiona un senador provincial, con orígenes peronistas.

«Saín se montó sobre la causa juego ilegal, después que los narcos mataran a un pobre hombre en el balcón del casino de Rosario. Y en lugar de salir a perseguir a los narcos, eligió poner el foco sobre quienes eran extorsionados por los narcos, para recibir seguridad. La obsesión por desacreditar a Traferri fue grotesca: mientras perseguía a Traferri por sus relaciones con Peiti, Perotti se cargaba el Juego on line de manera directa, sin control legislativo». Esa causa se comió el 80 % del tiempo del Ministro y los fiscales amigos. Y encima montaba operaciones de prensa en los medios de Santa Fe, Rosario y Santa Fe, anticipando que iban a caer «pesos pesados».Acà hubo periodistas que se sentaron en estudios de televisión de Buenos Aires para difundir información sobre personas, que ni la justicia tenía» dice el mismo legislador, de larga trayectoria en la Càmara Alta, que nunca se enroló con Perotti, ni en las elecciones de 2019

Un dirigente radical prefiere calmar las aguas y «esperar». «Es obvio que Perotti sabía todo, de eso nadie duda. Pero es peligroso darle oxígeno con una victimización. El ya no tiene nada que perder. Le quedan menos de dos años de gobierno, y un escenario incómodo por delante. Hay que bajar la ansiedad y esperar que la justicia termine de revelar los datos. Si la información, como parece, es lapidaria, ahí habrá que pensar en una acción legislativa que promueva al menos su interpelación. Ahora hay que esperar. El problema es grave, demasiado grave, como para creer que pueden taparlo con pauta. Eso es de mecha corta»

Un ex jefe policial, todavía afectado por la manera en la que resultó tratado por la gestión también aprovecha las circunstancias para recordar algunos hechos: «Nadie puede decir que no sabía lo que estaba haciendo Saín. Al gobernador se lo dijimos muchas veces. Y alcanza con mirar la suerte que tuvieron aquellos funcionarios que se le plantaron. Nos tuvimos que ir, a sabiendas del poder de fuego que le otorgó Perotti. Saín gobernó la provincia durante casi dos años. Perotti le entregó el gobierno y una caja multimillonaria sin control. ¿ Cómo va a salir a decir que desconocía lo que estaba ocurriendo? A la policia la humilló, la maltrató y le quitó todas las capacidades operativas. El delito creció gracias a la gestión Saín, y Perotti no se puede hacer el boludo con eso»

Una fuente calificada del MPA no duda en advertir la fragilidad con la que afronta el gobernador los próximos días: «Uno escucha a los defensores de Saín y se nota claramente que no entienden la seriedad y la gravedad de las pruebas que están recolectadas. Lo que se mostró es apenas una punta del material. No son 601 nombres, son muchos más. Y no solamente se trata de «perfilamientos» que de por si, están prohibidos por la ley de seguridad pública y por la Constitución Nacional. No, evidentemente ignoran la profundidad de esta situación, y se van a querer matar el día de la audiencia imputativa».

Frente a lo «inevitable» que parecen las imputaciones, a Perotti ( en especial a quienes lo rodean muy de cerca) lo preocupa despegarse de las andadas de Saín, para frenar el impacto que tendrá la noticia, una vez que se vuelva «incontrolable» desde la Secretaría de Comunicación y sus pautas con los medios nacionales y provinciales.

Si la investigación avanza, tal como se anticipa que avanzará, no le quedarán muchas salidas: o defiende a su ex Ministro y sostiene la «teoria del lawfare», o directamente se enfrenta a un grave problema con su suerte política futura. La pregunta que se hacen todos es la misma pregunta que formuláramos en estas páginas hace pocos días: ¿ Pudo ignorar el gobernador, en un área tan sensible, lo que hacia Saín en el Ministerio? De haberlo desconocido – una hipótesis algo insolvente- la otra pregunta que surge es:¿Cómo pudo desantender el gobernador un asunto tan delicado, mientras eran públicas las bravuconadas de su Ministro y las reiteradas «advertencias» que realizaba sobre la tenencia de información, en causas a las que no debía tener acceso, como las emblemáticas «Oldani» y «Juego Ilegal»?

Saín tiene la suerte echada, sobre eso casi nadie discute nada. El foco se correrá a la figura del gobernador, quiera o no quiera él mismo.

Hay cosas que ni siquiera la plata pueden evitar.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Tema: Baskerville 2 por Anders Noren.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: