Perotti se querella a sí mismo

Hay un libro del humorista español Ignatius Farray que se titula » El bicho que se devora a sí mismo» y cuenta el proceso de un hombre exitoso que comienza a ser corroído por los males de su propio éxito. Aquello que hizo para tener éxito se volvió insoportable y derivó en un estado de ansiedad que casi lo lleva a la muerte.

El anuncio de que la Fiscalia de Estado se presenta como parte querellante en la causa de «espionaje ilegal» que llevan adelante los fiscales de delitos especiales de la capital provincial y que tiene como principal sospechoso al ex Ministro Marcelo Saín, parece contar la misma historia.

Perotti, tal como lo anticiparnos, elige ponerse en el lugar del hombre que ignoraba lo que estaba haciendo su propio gobierno. O aún peor, Perotti admite que, supuestamente, su Ministro de Seguridad realizaba tareas ilegales a sus espaldas, a pesar de que muchas voces se habían alzado para denunciarlas.

Desde lo jurídico es -supongamos- discutible. El gobernador querella la acción de su Ministro. Es raro.

Desde lo político, directamente es un sinsentido: El gobierno querella al gobierno.

Los fiscales, por estas horas, están pidiendo «tiempo extra» para poder terminar de examinar la prueba. Todos los que andan cerca del asunto concluyen: » hay demasiada evidencia» de las acciones ilícitas.

En lo político, todos sin ninguna excepción -incluso los propios- dicen : » es imposible que Omar no haya sabido nada»

Si la investigación judicial concluye con imputaciones y procesamientos, es muy difícil imaginar que no le suceda o conviva con eso, un juicio político.

A nadie le gusta demasiado la idea. Al peronismo por el golpe que significaría un fracaso tan estrepitoso. A la oposición, porque un interregno en manos de Rodenas, podría significar un «refresh» de la gestión, que podria darle una chance al PJ de cara al 2023.

Lo que queda al desnudo es que Perotti, encerrado, procura deshacerse de un asunto del que es claramente responsable. Por acción u omisión. Por complicidad o por torpeza. Por excesiva habilidad o por inhabilidad. Por corrupto o por incapaz.

Al final, el modo que eligió el rafaelino para gobernar- apretando, acusando,maltratando, destruyendo, silenciando, malversando- empieza a dar sus resultados: se lo come a él mismo.

Era previsible. Salvo para él y los que lo rodean. Es difícil entender como funcionan esas cabezas.

La prensa será piadosa, claro. La política especulará. Pero la historia escribe una de las páginas más vergonzosas de la historia institucional de la provincia de Santa Fe. Y eso, no se borrará nunca. Aunque hoy se silencie.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Tema: Baskerville 2 por Anders Noren.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: