Un narco detenido dice haber cumplido funciones para el Fiscal Edery y la Policía de Marcelo Saín

Un nuevo escándalo se cierne sobre la figura de Marcelo Saín. Mientras se aguarda la postergada audiencia imputativa por las causas de espionaje y compra irregular de armas, se filtró una declaración indagatoria del conocido narcotraficante Ramón Alberto «Willy» Velázquez en sede de la Justicia Federal,en la que asegura haber trabajado como informante del fiscal Matías Edery y de la Agencia de Investigación Criminal comandada por el propio Saín, durante su Ministerio en el gobierno de Omar Perotti.

La Justicia Federal investiga nexos entre policías de la Agencia de Investigaciones Criminales, entonces bajo el mando del Ministro Marcelo Saín y los fiscales Balbis y Edery, con un detenido , acusado de formar parte de las bandas que pugnan por el control del negocio narco en el sur provincial.

En abril del año pasado, Ramón «Willy» Velázquez fue detenido en Serodino por personal de Prefectura nacional y está acusado de manejar parte del negocio de la droga en Capitán Bermúdez, Puerto San Martín y San Lorenzo. En agosto del año pasado , «Willy» amplió su declaración ante la Justicia Federal rosarina y mencionó a varios pesos pesados del tablero narco del sur provincial , como Coto Medrano, Dany Godoy, los Cantero y un tal «Pato». La semana pasada fue detenido Marcos Jeremías Mc Caddon sindicado como jefe de una banda narco que operaba en el cordón industrial y al que se lo conoce como «Pato». Hasta entonces, la identidad de Pato era un misterio para las crónicas policiales.

En la misma declaración en las que revela y ventila las relaciones con «Pato», Velázquez aseguró que en los últimos años, trabajó como informante. Primero, de la Policía Federal y luego, al servicio de dos fiscales de la provincia y la Agencia de Inteligencia Criminal de la Policia de Santa Fe, que estaba bajo el control de Marcelo Fabian Saín.

Para contar la relación con Pato, Velazquez se remonta a 2017. Ese año, siempre tomando en cuenta lo que expresa en su declaración, «Willy» se convirtió en informante de la Policía Federal , luego de que un amigo policía le contara que lo estaban investigando y arreglara una reunión con supuestas autoridades de Drogas Peligrosas. Su participación , asegura, permitió capturar a Víctor Ley y a Coto Medrano. Luego de ello , dice, empezó a tener problemas, que culminaron con una balacera en su domicilio. En su testimonio a la Justicia Federal asegura que, tras haber hecho la denuncia en la Comisaría Séptima, comenzó a sufrir una nueva persecución policial. Y es en este punto cuando supuestamente, entran en acción dos fiscales santafesinos y algunos integrantes de la AIC ( Agencia de Inteligencia Criminal) . En su declaración, «Willy» asegura haber pactado para que se termine esa persecución, y a cambio,comenzó a trabajar para la Policía de Santa Fe y para dos fiscales del Ministerio Público de la Acusación (MPA).

El narcotraficante detenido en Chaco ventila detalles de ese vínculo:

«Hace un año atrás (2020) empiezo a trabajar para la Policía de la provincia, Fiscalía de San Lorenzo y de Rosario de la provincia, con el Dr. (Aquiles) Balbi y (Matías) Edery, y dos chicos que trabajan en AIC de San Lorenzo, llamado Luis C. y Fernando», afirma en la declaración a la que tuvimos acceso.

El nombre de Balbi había aparecido la semana pasada. Entre la evidencia ventilada en la audiencia contra Mc Caddon, en un audio se decía que al fiscal le daban dinero para «hacerse el boludo”. La novedad es el nombre de Matias Edery, un fiscal con alta exposición pública, que tomó mucha relevancia en los últimos dos años junto a su colega Luis Schiapa Pietra, por sus insistentes pedidos de desafuero para Armando Traferri, en la causa del presunto juego clandestino. Ambos fiscales siempre mantuvieron una sintonía casi absulta con Saín, que se encargaba de publicar y hacer circular información de la fiscalía al periodismo, antes de que lo conocieran los abogados de los sospechados.

Velázquez asegura en su declaración que policías de la AIC le consiguieron una primera reunión con Edery, la que finalmente no se concretó, y luego cuenta en detalle una reunión que tuvo con el fiscal, en su oficina de Rosario, a la que fue llevado por los policías de la AIC en un auto oficial, que describió como Palio azul. Pero lo más asombroso lo relata a continuación: Velazquez asegura que fue él quien le pidió una reunión a Edery a través de Luis S. (también de la AIC), porque el Chino Paz, ex policía, lo amenazaba con pasarle al fiscal información que lo vinculaba a un homicidio, si no le pagaba un millón y medio de pesos.

Alli «Willy» relata una charla con el fiscal :«Le dije (a Edery) lo que la Policía me estaba haciendo, que si yo no les pagaba una coima le iban a pasar un mail a él en el teléfono. En ese momento, él me dice que hacía una hora el Chino Paz le había pasado un mail donde me acusaba del homicidio. Él me pregunta si sabía lo que estaba pasando en San Lorenzo. Le dije que no. Le pregunté si él quería información, que yo se la podía conseguir. Me dijo que sí, que toda la información que consiguiera se la pasara a Fernando», cuenta Velázquez ante la Justicia. Esta declaración, que el abogado de Velazquez pidió elevar a la Fiscalía Federal para su investigación, no solo revelaria las extorsiones ejercidas por fuerzas policiales provinciales, sino también la utilización por parte de funcionarios del Ministerio Público de estos mecanismos para hacerse de información desde un sector del narcotráfico.

La Agencia de Inteligencia criminal estaba entonces, bajo las órdenes del propio Marcelo Saín. Y es muy dificil que sus efectivos hayan prestado colaboración a Edery sin su conocimiento. En tal caso, tanto los fiscales Balbi y Edery, como las fuerzas policiales involucradas, habrían protegido a un grupo de criminales, para obtener la detención de otros. Un procedimiento, que de haber ocurrido, deberia tener algún respaldo documental. De lo contrario, los fiscales y los agentes, habrían cometido delitos graves.

Un dato que llama la atención es la fecha de la detención de Velazquez: unos días antes, Saín había sido destituído como Ministro. La coincidencia de las fechas, parece indicar que el acusado perdió entonces la presunta protección que tenía. La pregunta es bastante obvia. ¿ Por qué Velazquez no fue detenido antes de esa fecha, mientras la AIC estaba bajo el mando univoco del ex jefe de investigaciones del MPA?

La semana pasada, durante la audicencia imputativa contra el narco Marcos Jeremías Mc Caddon, se ventiló un audio de Whatshapp donde el propio «Pato» asegura haberle pagado mensualmente al Fiscal Aquiles Balbi «para que se haga el boludo en la zona». Balbis ya había sido mencionado por Velazquez en su declaración de agosto, en este caso, actuando en conformidad con Edery.

Siempre según su testimonio, Velázquez dice haberse puesto en en contacto por primera vez con «Pato» Mc Caddon cuando le pidieron consiguieron información sobre Dani Godoy, quien a esa altura ya era buscado por el crimen de Medrano. «Willy» cuenta que se contactó con «Pato», que tenía relaciones con la barra de Newell’s (en los audios ventilados esta semana se hace referencia a Pillín), quien le termina pasando la información de la ubicación de Godoy. Una noche, dice Velázquez ,lo pasan a buscar dos de los policías de la AIC y van a realizar el allanamiento en el que finalmente no dan con el buscado. Sin embargo, Velázquez insiste y logra que convoquen a Godoy a una comida con Mc Caddon y alguien de apellido Ochoa.

«Citan en Serodino al Dani Godoy, donde estaba Ocho y Pato, que también tenía que ser detenido junto a Godoy para que no sospeche. Se hace la detención de Dani Godoy, de Pato y Ochoa. El pacto era que a Pato y Ochoa lo liberaban al otro día. Se cumple el pacto», declaró Willy. Esa fue la primera vez que Mc Caddon evitó las rejas de manera inexplicable.

La segunda vez que Pato evadió la cárcel de manera sorprendente fue cuando Willy no tuvo esa suerte. Según Velázquez, volvía de recolectar información en un vehículo oficial de la Policía santafesina sobre un homicidio en Totoras, cuando el agente que lo acompañaba le dijo repentinamente que tirara su teléfono y no le quiso dar más información. Al otro día, Prefectura allanó el domicilio de Velázquez, quien desde ese momento quedó prófugo. Buscó ayuda en los policías a los que reportaba, sin éxito.

La suerte de Mc Caddon cambió hace unos días cuando fue detenido a la salida de un gimnasio en Rondeau al 700 de la ciudad de Rosario, justamente por uniformados de la AIC, la misma fuerza con la que estaba trabajando, según confiesa Velázquez hasta su detención en abril de 2021. Este hecho le permitió a Pato copar el mercado de drogas en el Cordón Industrial. Será tarea de la Justicia Federal analizar qué fue lo que cambió para que Pato, que dos veces salió caminando de los allanamientos, ahora esté tras las rejas.

Velazquez se encuentra detenido desde hace 11 meses en una cárcel Federal de Chaco.

La pregunta final es por qué no se hizo pública la declaración de Velazquez y si las mismas serán o no materia de investigación. Si se analizará la relación que entablaron la Agencia de Investigaciones Criminales y los fiscales Balbis y Edery con reconocidos capos narcotraficantes que estaban en pugna por territorios en la provincia de Santa Fe.

La historia criminal en Santa Fe, parece abrir un nuevo capitulo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Tema: Baskerville 2 por Anders Noren.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: