Santa Fe, 31 de marzo de 2023.-

Profesora Adriana Cantero:

Me comunico con usted, para manifestarle mi alivio por su renuncia al cargo. Lamento mucho que sea por motivos de salud, y no por vergüenza.

Ha concluido usted, 39 meses después de haber asumido, una de las etapas más oscuras y destructivas que recuerde la educación pública santafesina, desde el retorno a la democracia. Es difícil encontrar antecedentes que la equiparen. Quizás lo haya hecho el ingeniero Bondesío, en tiempos de descuentos del presentismo a los maestros que padecían cáncer. Usted lo recordará, fue muy cercana a aquella gestión.

Usted echó tierra sobre el proceso de mayor expansión y crecimiento que recuerden los docentes. Vino a terminar con los concursos, los ascensos, incluso se dio el lujo de destitularizar a 500 trabajadores de la educación que llevaban adelante el plan Vuelvo a Estudiar. Un plan que había permitido a decenas de miles de personas, alcanzar su título secundario, que había rescatado casa por casa, a miles de pibes que abandonaban el sistema.

Con usted se produjo la mayor pérdida salarial real del docente en la historia reciente. Ya sé, fue la inflación, pero a los docentes les comió el 35% del ingreso en 39 meses. Algo que no creo que haya sucedido con el suyo.

Con usted se produjo la menor inversión real de infraestructura en escuelas. Cerró escuelas especiales, dejó de pagar alquileres, desalojó a institutos para mandarlos a lugares que no están preparados, y algo más: Será, supongo, con su sucesor, la dueña del periodo con menos escuelas inauguradas de la historia. No tengo en la memoria ninguna, que haya sido comenzada por ustedes. Todas las que inauguró usted, habían sido iniciadas por Miguel Lifschitz y Claudia Balagué.

Usted es la responsable del mayor desorden normativo que recuerde el ministerio. Nadie sabe qué plan aplicar, todas las decisiones se tomaron sobre la hora, sin comunicación clara, sin tiempo para ser aplicadas, sin ningún tipo de capacitación para los docentes.

 Usted será recordada como la ministra que en pandemia, en lugar de abrir mecanismos de educación a distancia, cerró la escuela 1330, motor del Vuelvo a Estudiar virtual, que era un ejemplo de educación a distancia en América Latina, pero la vació, le quitó cargos y presupuestos.

Usted se burló del frio de los chicos, diciendo que viviamos en un clima tropical. Y del calor, mandandolos a concurrir a clases hasta el 23 de diciembre.

Usted será recordada como la ministra que menos escuelas recorrió. Casi no salió de sus despachos en Santa Fe y Rosario. Hay que hurgar mucho para encontrarla en alguna escuela rural. No aseguro que las haya visitado.

Con usted, los comedores escolares y las copas de leche, se bajaron a los niveles más bajos de la historia, impactando directamente en los niveles de nutrición de centenares de miles de pibes.

No  sólo eso. Mandó una circular obligando a las escuelas a pagar los gastos de funcionamiento, les exigió facturas de gastos para después, cuando su demoledora burocracia, devolverle los pesos sin ninguna actualización inflacionaria.

Usted será la ministra de dejó a decenas de miles de docentes reemplazantes, y de actividades especiales, sin ingresos durante la pandemia.

Usted será la ministra recordada por los vergonzantes cuadernillos, con los que pretendió que los chicos sin internet accedieran al conocimiento, sin haber aportado un centavo para que los docentes accedieran al servicio, o a telefonía celular. Los docentes dieron clases con sus propios recursos tecnológicos, y si no los tenían, no había clases.

Aquellos cuadernillos que nombraban, por ejemplo, las islas Malvinas como Facklands. 

Será la ministra del boleto educativo gratuito, claro. La misma que dejó de pagarles con esa excusa, los gastos de traslados a los docentes rurales que no tienen como llegar a sus escuelas campo adentro.

En fin, señora Adriana. Usted no pudo ser lo que no es. Usted es una antigua docente, formada académica y laboralmente, en escuelas privadas confesionales. Gobernó para ellas, porque es directiva ( en licencia) o dueña, no lo sabemos bien, de una de ellas.

A pesar de la colaboración absoluta que tuvo de las conducciones gremiales provinciales de AMSAFE Y SADOP, en el vaciamiento del sistema y en el maltrato a todos los docentes, no pudo evitar el repudio y el rechazo de todo el personal educativo de la provincia.  No se trata de rechazo humano solamente, se trata de la falta absoluta de respeto hacia usted y hacia el gobernador.

Sepa, Profesora, que no hay construcción posible sin el mínimo respeto del personal. Eso debería saberlo por docente, por lo que alguna vez pudo experimentar en el aula. Sin afecto, sin respeto, sin comida, sin aulas, sin la mínima empatía con los que trabajan en el sistema, no era posible hacer nada.

En fin, le deseo una pronta recuperación, sinceramente. Que Dios le conceda salud y conciencia.

Esas dos cosas, quizás, le permitan con el tiempo entender el lugar que ocupará en nuestra historia: el de la peor ministra de educación que tuvimos en nuestra historia reciente. Un asunto que no impacta sobre su ego solamente, sino sobre la educación y el futuro de los chicos que la padecieron.

Buena suerte, exministra. Ojalá no tengamos que repetir la experiencia que tuvimos con usted. Sería demasiado daño. Y usted ya hizo suficiente.

Ojalá la gente lo valore. Y no permita que la historia se vuelva a repetir.

 

Sin afecto, y con memoria dolorosa

Coni Cherep

 

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: